No, no se trata del Big Ben ni del último grito en marcas de pulsera. Hablamos del reloj atómico basado en estroncio del JILA que, gracias a un nuevo descubrimiento científico, ha logrado rebajar en un 50% la exactitud con la que contaba hace un año. Varios físicos de EEUU han medido y controlado por primera vez átomos neutros de estroncio conocidos como fermiones, avance que, aplicado a este reloj, se ha traducido en la pérdida de menos de un segundo en un hipotético funcionamiento regular de 300 años.

El reloj atómico de estroncio del JILA pertenece a la próxima generación de instrumentos de este tipo que ahora se desarrolla en varios laboratorios de todo el mundo. Estos relojes experimentales están basados en una variedad de diferentes átomos y diseños, desde iones simples (átomos cargados eléctricamente) a miles de átomos neutros, y aún no está claro qué diseño será el mejor y elegido como futuro estándar de tiempo internacional”.

Vía: EP

Share