Desde mediados de este mes, un equipo de científicos ha comenzado a estudiar el movimiento de la Tierra durante el terrible terremoto de 6,3 grados en la escala de Ritcher que sacudió la ciudad italiana de L’Aquila y alrededores el pasado 6 de abril. Para las investigaciones se están utilizando los datos proporcionados por los satélites Envisat de la ESA y COSMO-SkyMed de la Agencia Espacial Italiana.

El objetivo es “trazar un mapa de las deformaciones de la superficie tras el terremoto y las numerosas réplicas que le sucedieron”:

Los científicos están empleando una técnica conocida como Interferometría SAR (InSAR), una versión sofisticada de ‘encuentra las diferencias’. La técnica InSAR consiste en combinar dos o más imágenes radar de la misma ubicación de forma que se puedan realizar medidas muy precisas – hasta el orden de unos pocos milímetros – de cualquier movimiento del terreno que haya tenido lugar entre la toma de las distintas imágenes.

Fuente: ESA

Share