Siempre me ha hecho gracia esta estupenda escena de la no menos memorable película ‘El oso‘. Nuestro pequeño protagonista pone en fuga a todo un puma hambriento con sus terribles rugidos… o no. Naturaleza en estado casi puro.

Share