Llevo unos días probando el Blackberry Storm 9500, gracias al detalle que tuvieron los responsables de Waskman de añadirlo al paquete de ‘El post imposible‘ por el considerable retraso en la entrega del netbook Dell. Lo cierto es que, yo que he sido un defensor a ultranza del Nokia N95 y esperaba la salida del N97, ando atrapado por las prestaciones de la maquinita de RIM y por el sistema de pantalla táctil. La experiencia de cara a Internet es, desde luego, mucho más eficaz e intuitiva que con el N95, y la usabilidad de lo táctil no tiene nada que ver con la de teclas y botones.

Del N95 echo en falta, fundamentalmente, su potente cámara, la función de radio FM, el wifi y la posibilidad de acceso directo al disco duro. Pero, como por ahora no se puede tener todo y esto me sale casi gratis, pues la balanza se está inclinando de forma decisiva hacia la Blackberry. Tanto, que el Nokia lleva ya días durmiento el sueño de los desahuciados y ya he contratado un plan Blackberry de datos.

Sí, ya sé que también está el iPhone, pero repito que éste me sale casi gratis. Y no, no lo pienso regalar 😉

Share