¿pornografía primitiva?

No, relájense policías adsenseros y fundamentalistas del buen gusto blogueril. El titular no es mío, bueno, sí, pero sólo una variación del original ‘The earliest pornography?‘, de nada menos que ScienceNOW, la división web de la prestigiosa revista científica ‘Science‘, muy poco sospechosa de formar parte del club de los ‘pendejos digitales’:

Una figurilla de marfil de una mujer bien dotada, descubierta en Alemania, sugiere que el primer arte humano pudo tener un marcado carácter erótico. Cavando en una cueva cerca de Stuttgart el otoño pasado, el arqueólogo Nicholas Conard de la Universidad de Tübingen halló lo que, asegura, es la representación más antigua de una hembra humana jamás encontrada, y, con más de 35.000 años de antigüedad [unos 10.000 años más antigua que la Venus de Willendorf], una de las más viejas esculturas descubiertas nunca”.

Andrew Curry, el autor del artículo, reconoce que es muy difícil determinar el uso y significado de estas estatuillas, aunque señala que los científicos se dividen entre su intervención ceremonias rituales o simple pornografía, y aporta la opinión del antropólogo Paul Mellars, de la Universidad Stony Brook de New York, para quien el descubrimiento estaría en la línea de rasgos sexuales exagerados presentes en ese período, desde los falos tallados en cuernos de bisonte hasta las vaginas grabadas en las rocas: “Es sexualmente exagerado hasta el punto de ser pornográfico (…) Eran sexoadictos”.

Yo no soy, ni de lejos, un experto en el tema, pero tenía entendido que la exageración de los rasgos sexuales en este tipo de estatuillas primitivas estaban directamente relacionados con el concepto de fertilidad o fecundidad, aunque, efectivamente, veo que esa relación tampoco está confirmada científicamente.

Share