De repente, el debate sobre cultura libre y derechos de autor se revela en toda su crudeza. No tan de repente, si tenemos en cuenta que la batalla se ha venido larvando hace años, con escaramuzas aquí y allá, acciones, declaraciones, posicionamientos, leyes y contraleyes, campañas, movilizaciones… Sin embargo, en los útimos días, asistimos a una profusión de noticias que revelan que el debate se encuentra en todo su esplendor y que las partes implicadas preparan toda su artillería para una confrontación no por inevitable menos necesaria.

Así, mientras en Washington los talibán del copyright, con la SGAE y lo que queda de los Bee Gees como principales animadores, abogan por una ‘internacional represora’, en Europa los defensores de las libertades civiles en Internet acceden al Parlamento Europeo, la Justicia pone coto a la voracidad censora de gobiernos que se confunden con el interés particular y la propia UE se ve obligada a convertirse en garante de los derechos ciudadanos.

Te dejo tres artículos, aunque podrían ser muchos más (mi agregador y mis alertas de Google hierven en las últimas horas con noticias relacionadas) que pueden ilustrar perfectamente el estado actual del debate. El primero, uno que muestra a las claras la diferencia entre el concepto natural de creador y el concepto distorsionado que defienden industria y gestoras de derechos, es decir la diferencia entre cultura y mercado. Recomendamos su lectura completa porque no tiene desperdicio:

julián díez

Desde la idea de la creación como herramienta de lucha, como voz del pueblo, a los supuestos creadores –los más talibanes, por cierto, con una carrera artística mediocre- convertidos en perseguidores de los nuevos movimientos sociales ja pasado poco más de un par de décadas. Pero los últimos años han sido bastante demoledores. Y veremos si recuperables.

Si los “creadores” realmente defendieran su propia labor… Sin embargo, todas y cada una de las acciones de la SGAE en realidad se dirigen a defender el actual modelo de distribución, que está superado por la tecnología. Hay una analogía que no creo haber leído en ningún sitio, pero que me parece que define perfectamente lo que ocurre en la actualidad.

Lo que hace la SGAE es como si el gremio de pintores y el de escultores hubieran intentado prohibir la fotografía en su nacimiento, al reproducir las obras creadas originalmente por sus asociados”.

Autores: lo que va de Miguel Hernández a la SGAE‘, Julián Díez (cincodias.com)

Y entramos en la avalancha de declaraciones de músicos y compositores que se posicionan claramente a favor del P2P. Y ya no sólo con declaraciones más o menos positivas, sino, en este caso, manifiestamente decididas y provocadoras. Como muestra, el propio nombre de la banda: Top Manta Experimental Orchestra:

top manta experimental orchestra

– ¿Colgaréis el disco en eMule, como hace presagiar su contraportada?

– Por supuesto. Las descargas gratuitas preservan un derecho importantísimo: el libre acceso a la cultura. Encima, la publicidad gratuita que ofrece Internet es impagable.

– No obstante, en vuestro CD aparece el logo de la SGAE.

– Eso es cosa del estudio, que parecía estar obligado a ponerlo por estar dado de alta en la SGAE. Lo que tenemos claro es que no pensamos reclamar ningún tipo de compensación por el uso nuestras canciones: cualquiera puede disponer de ellas libremente siempre que se señale su autoría.

– ¿Qué os parecería que la SGAE os diera un toque por lo del nombre?

-Sería lo mejor que nos podría pasar. No sería muy inteligente por su parte ya que sólo lograrían darnos publicidad gratis”.

Lo mejor que nos podría pasar es que la SGAE nos diera un toque de atención‘, laverdad.es

Y, por último, decenas de crónicas sobre el ‘gran consejo talibán’, con Teddy Bautista lanzando perlas a diestro y siniestro:

teddy bautista

De acuerdo al presidente de la SGAE, la protección de los derechos de autor trasciende el ámbito de gobiernos y el de ONG. Y para avanzar se requiere la creación de una base de datos mundial que permita defender efectivamente los intereses de los artistas. Además de estándares internacionales claros y un compromiso por parte de todas las grandes empresas internacionales “para producir su cadena de valor añadido pero sin olvidar al primer eslabón que es el del creador”.

Ante los argumentos de que las normativas globales de copyright deben tener excepciones el Tercer Mundo, Bautista polemizó afirmando “yo no veo propuestas de los países en desarrollo para imponer cupos en vivienda, educación o alimentación pero sí que quieren limitaciones sobre los derechos de autor”. A su juicio, las pretensiones de que los países más pobres puedan quedar parcialmente exentos del pago de estos derechos constituye un alarde de “cinismo”.

Hacia una SGAE mundial‘, abc.es

Pura conciencia social.

Share