El sistema defiende determinado derechos, explica la ministra para que uno “pueda ganarse la vida siendo un profesional de la cultura”. Sin entidades de gestión como la SGAE “estaríamos en una época medieval donde sólo los muy pudientes se dedicarían a crear”, ha alegado la ministra”.

EcoDiario

Vuelve la ministra a abrir la boca lanzando perlas a diestro y siniestro sin el más mínimo pudor ni conocimiento de la realidad que la rodea. Ahora resulta que sin el actual modelo de derechos de autor, representado según su argumentación por la SGAE y resto de gestoras de derechos, viviríamos en una ‘época medieval’, como si no fuera precisamente ese modelo el que se empeña en impedir el progreso cultural y social en la era de la comunicación compartida.

La ministra dice que de la SGAE “sólo se resaltan actuaciones injustificadas concretas, pero nunca lo positivo” y que no le preocupa en absoluto el movimiento internauta que reclama su dimisión; olvidándose de que las “actuaciones injustificadas concretas” son producto de un concepto decimonónico y especulativo del derecho de autor, que es el que se combate, y de que, además, son tantas que resulta difícil forzar la balanza siquiera en busca del equilibrio.

Por otro lado, demuestra una insensibilidad de tal calibre hacia la ciudadanía (la comunidad internauta la conforman ya más de 20 millones de españoles, la de creadores con ‘carné’ apenas unas decenas de miles) que dice muy poco de su talante y su capacidad como rectora del ámbito público.

NOTA: Quizá debiera la ministra de Cultura (sí, de Cultura) repasar la historia del arte, para no referirse a la época medieval con un tono tan peyorativo:

El arte medieval es un gran periodo de la historia del arte que cubre un prolongado periodo de tiempo para una enorme extensión espacial. La Edad Media -del siglo V al siglo XV- supone más de mil años de arte en Europa, el Oriente Medio y África del Norte. Incluye movimientos artísticos principales y distintos períodos, artes nacionales, regionales y locales, diferentes géneros, periodos de florecimiento a los que se ha venido en llamar renacimientos, las obras de arte, y los propios artistas (que en la Alta Edad Media permanecían en el anonimato de una condición artesanal de poco prestigio social, como los demás oficios establecidos en régimen gremial, mientras que en los últimos siglos de la Baja Edad Media, sobre todo en el siglo XV, alcanzarán la consideración de cultivadores de las bellas artes, aumentando en consideración social y preparación intelectual)”.

Wikipedia

Share