Todo confirmado: Steve Jobs se sometió a un trasplante de hígado, se recupera satisfactoriamente y comienza a dejarse ver física y mediáticamente por Apple. Todo hace pensar que en un breve plazo de tiempo volverá por sus fueros, de lo cual nos alegramos profundamente por él y por la propia compañía de la manzana, especialmene si Jobs ha sido capaz de extraer de esta experiencia que compartir no es nada malo (desde un hígado a un mp3) y lo aplica a la propia empresa, tan brillante como cerrada a la hora de licenciar sus productos.

Share