Bien, imaginemos que el Ministerio de Cultura sobrevive, cambian la LSSI y consiguen cerrar las 200 páginas de enlaces. La Ministra abrirá los ojos y su pesadilla seguirá ahí, en forma de P2P contra viento y marea, en todos y cada uno de los millones de ordenadores españoles conectados a Internet.

Contra los usuarios poco se puede hacer. Para perseguirlos, deberían modificarse la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal, la Ley de Enjuiciamiento Civil, la Ley de Propiedad Intelectual, y ya puestos, el Código Penal y la Constitución Española. Es decir, todas aquellas garantías legales que hasta la fecha han impedido la persecución de aquellos que comparten cultura sin ánimo de lucro”.

¿Una ley anti P2P a la francesa? Aquí no‘, elmundo.es

Interesante, ameno, contundente y muy divertido. Un artículo de Carlos Sánchez Almeida.

Share