Los hay de madera de certificación ecológica (FSC), de cartón, de mimbre, de hierba de mar, de bambú, de papel reciclado, de cáscara de almendra molida… y, ahora, también de lana. Todo sea por una muerte que pase lo más desapercibida posible, al menos para el medio ambiente:

El ataúd Swaledale se fabrica en Yorkshire con pura lana virgen apoyada en un sólido marco de cartón reciclado. La lana es una fibra con verdadero linaje ‘verde’, sostenible y biodegradable. El interior se rellana con algodón con bordes de yute.

Probados y acreditados su fuerza y peso, el diseño único del Swaledale combina los más altos estándares ambientales con una atractiva y suave sensación. Diseñado para diferir del tradicional ataúd de madera, ofrece un estilo contemporáneo de cómodo manejo. El concepto se completa con una placa personalizada bordada en lana. Todos los materiales utilizados en el ataúd Swaledale son fácilmente biodegradables y aptos para la incineración y el enterramiento de cualquier tipo”.

Y sí, también hay entierros alternativos. ¿Te hace algún modelito?

Share