El Gran Telescopio Canarias (GTC) es ya una realidad. Bueno, era una realidad desde hace ya algún tiempo, pero digamos que es ya una ‘realidad oficial’. Vaos, que ha sido inaugurado hoy por los Juan Carlos I y Sofía, y representantes de México, socio de España en este impresionante proyecto: el mayor y más avanzado telescopio óptico-infrarrojo del mundo.

Está situado en el Roque de Los Muchachos (isla de La Palma) y supone todo un hito en la evolución de las herramientas para la observación del universo:

El telescopio observa la luz visible e infrarroja procedente del espacio y tiene un espejo primario de 10,4 metros, segmentado en 36 piezas hexagonales vitrocerámicas, de 1,90 m entre vértices, 8 cm de grosor, y 470 kg de peso cada uno. El sistema óptico se completa con dos espejos (secundario y terciario) que forman imagen en siete estaciones focales. Los espejos están construidos con un material especial fabricado en Alemania por la empresa Schott llamado Zerodur, un tipo de vitrocerámica que apenas sufre alteraciones con los cambios de temperatura y, por lo tanto, evita que las imágenes sufran deformaciones. Su pulido se hizo con un límite de error superficial de 15 nanómetros (millonésima de milímetro), es decir, un tamaño 3.000 veces más fino que un cabello humano”.

El GTC cuenta con dos páginas oficiales, en las que podrás navegar por interesante material: información, imágenes, vídeos, webcams

Ni que decir tiene que, como canario, me siento doblemente orgulloso de este ‘monstruo’ de la astronomía que, impulsado por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), lleva el título de ‘la mayor máquina del tiempo de todo el planeta’.

Share