halo1

La suerte del grafiti es siempre dudosa. Al igual que la inmensa mayoría del arte urbano, no está concebido para perdurar eternamente, pero hay obras maestras que lo logran y otras que deberían lograrlo, pero lamentablemente perecen podo después de nacer.

Sus efectos también son polémicos. Mientras los artistas responsables son sensibles a la ubicación, los emborronadores del tres al cuerto no dudan es estropear el mobiliario urbano o particular con el elevado afán de dejar testimonio de su memez. Para consuelo de unos y de otros, llega Halo, un spray que lanza luces LED en lugar de pintura, al servicio de lo que puede convertirse en la expresión artística más efímera de la historia.

Halo es una herramienta práctica de escritura de luz que preserva las técnicas y los gestos de los grafiteros cuando usan un spray. Es posible cambiar el color y el brillo de las luces para ajustarse al estilo del grafiti. Si se agota la batería, los usuarios sólo tienen que sacudir el envase para cargarla otra vez”.

Dura lo que dura un reflejo, pero siempre puede ser una alternativa.

Si te interesa, échale un vistazo a la galería completa de imágenes.

Vía: Cool Hunting

Share