Salar de Uyuni

A raíz del post ‘30 fotos increíbles‘, que publiqué en Mangas Verdes a principios de agosto, me he quedado ‘enganchado’ a la desoladora belleza e inmensidad del Salar de Uyuni, en Bolivia, un espacio natural que parece trasladarnos a otra dimensión, a alguna luna perdida de los mejores relatos de ciencia ficción. Así que me pareció una buena idea dedicarle un post en EcoPlaneta para profundizar en su naturaleza y compartir la información y las espectaculares imágenes que nos ofrece esta auténtica joya de la madre Tierra.

Salar de Uyuni (vista aérea)

Esta impresionante maravilla, conocida también como Salar de Tunupa tiene sus orígenes en lo que hace 40.000 años fue el Lago Ballivián, del que elementos como el Salar de Coipasa o los lagos Poopó y Uru Uru son reminiscencias también. A 3.650 metros de altura (Altiplano boliviano) y con 12.000 kilómetros cuadrados de superficie, se sitúa como el mayor desierto de sal del mundo. Los volcanes Tunupa y Tata Sabaya, que lo enmarcan, contribuyen a la sensación de grandiosidad del paisaje.

Un paisaje de otro mundo

Además del extraordinario impacto estético, los beneficios que aporta Uyuni al país son considerables: minería (sal, litio, boro, potasio…), turismo, riqueza natural (flamencos, llamas, cactus gigantes…), antropología (momias de 3.000 años de antigüedad), deportes extremos e incluso, de forma asombrosa, una ruta de transporte:

Existen aproximadamente 11 capas de sal, con espesores que varían entre los dos y diez metros. La costra que se encuentra en la superficie tiene un espesor de 10 metros. La profundidad del salar es de 120 metros, el cual está compuesto de capas de salmuera superpuestas y barro lacustre.

Esta salmuera se compone de litio, boro, potasio, magnesio, carbonatos (bórax) y sulfatos de sodio. Un mineral muy interesante es la ulexita “piedra televisión”, es transparente y tiene el poder de refractar a la superficie de la piedra la imagen de lo que está debajo. A este salar se le considera como la mayor reserva de litio, aunque es de muy difícil extracción por la falta de agua.

Del Salar de Uyuni, que se estima que contiene unos 10 mil millones de toneladas de sal, se extraen anualmente 25 mil toneladas”.

Vehículo sobre el Salar de Uyuni

Enttre las curiosidades, hay que destacar que el salar cuenta con un hotel construido de sal, islas, diseños imposibles de arena y sal, drásticos cambios de temperatura que provocan policromías fascinantes y se ha revelado como una excelente ‘herramienta’ de calibración de satélites, como alternativa a los océanos, en las épocas en las que desciende el nivel del agua. Por supuesto, también cuenta con su propia leyenda, la de Cachipampa:

(…) La Pachamama, al acabar de contarle a Tunu – apa le dijo, “tu te quedaras aquí en esta pampa para que seas útil a mis hijos y serás la mas bella de las montañas” después de decirle esto desapareció, Tunu – apa quiso moverse y no pudo y se fue convirtiendo en montaña, lloro tanto que sus lagrimas se convirtió en un lago que se mezclo con la leche blanca que salía de sus senos. Se dice que aún llora cada vez, y sigue creciendo el salar maravilloso de Uyuni”.

Hotel de sal

A continuación te dejo una galería de imágenes que he seleccionado de la Red. En la Wikipedia en español puedes disfrutar también de una visión panorámica. Lo único que no entiendo es cómo no ha sido seleccionada entre las 28 finalistas al concurso internacional Siete Maravillas Naturales del Mundo aunque, evidentemente, distinciones no le faltan.

Fuentes: Wikipedia | Uyuniland | Altiplano Extreme | Fun on the Net

Share