Las negociaciones de ACTA, un tratado contra la falsificación de productos, se ha convertido en el arma que la industria del entretenimiento de EEUU esperaba para acabar con Internet y las libertades de los ciudadanos gracias a la connivencia de los políticos…” (más en Ningunterra).

Share