Ben Southall

El ganador del concurso ‘El mejor empleo del mundo‘ ha descubierto que el trabajo no era tan idílico como lo pintaban, tras estar al borde de la muerte a causa de la picadura de una medusa ‘irukandji’, a pocos días de concluir su cometido”.


Pues si el impacto más mediático de la campaña, después de la promoción de salida, es que el blogger con ‘el mejor trabajo del mundo’ ha estado a punto de perder la vida en su isla paradisíaca, pocas ganancias le arriendo yo a la imagen turística diseñada por los promotores de Hamilton. Para eso casi que me quedo con nuesta isla particular, donde también se sufre, pero de broma.

El propio Ben Southall no se priva de relatar en su último post algunos otros ‘pequeños incidentes’ de su estancia en la isla:

He evitado ser golpeado por un canguro, devorado por un tiburón y ser mordido por arañas y serpientes”

¡Y nosotros nos quejamos de los trolls!

Y aún habrá quien dirá que 111.000 dólares son un buen consuelo. Sí, claro, para los vivos 😉

Vía: elmundo.es

Share