8 de marzo de 10

Aunque la lucha por los derechos de la mujer hoy pueda parecernos algo superado, lo cierto es que conviene recordar que ni todo el camino está andado ni fue éste jamás un camino de rosas.

Valga este montaje con foto de mi cosecha y texto extraído del poemario ‘Elogio de mi cuerpo‘, de Alaíde Foppa como homenaje a todas aquellas mujeres que, como la propia poetisa, se han dejado la vida, anónima o públicamente, en el intento:

En 1980 regresó de su exilio. Al poco tiempo de llegar fue secuestrada y desaparecida por el gobierno del dictador Romeo Lucas García. Sus restos nunca fueron hallados”.

La violencia machista no es un mal exclusivo del nuevo milenio. “No se vale el olvido“.

Share