hijos, padres

Me encanta esta experiencia fotográfica del alemán Paul Ripke, dándole una nueva dimensión a los clásicos retratos familiares. ¿Cómo? Retocando las imágenes de tal forma que los rostros de los padres pasan al cuerpo de los hijos y viceversa, creando un efecto tan extraño como atractivo.

La serie (no te la pierdas) podría titularse algo así como ‘Cariño, me he convertido en el niño’, pero oficialmente lleva por nombre ‘Kindsköpfe’ que, traducido, vendría a ser algo así como ‘niños grandes’ o ‘como niños’. ¿No querrías una?

hijos, padres 2 hijos, padres 3

Vía: Neatorama

Send to Kindle

Share