Arte a partir de chatarra y madera reciclada

Kari von Wening comenzó a crear arte en su panadería, logrando una entusiasta aceptación de su ‘arquitectura gastronómica‘ por parte de su numerosa clientela. Tal fue el éxito, que incluso, se dedicó a dar clases a todos aquellos que querían aprender el arte de la repostería. Pero un día quiso llegar más allá: decidió cambiar el delantal de tela por uno de cuero y los pasteles por la madera y el metal.

En su nueva andadura artística, empezó a trabajar con el zinc, pero no le gustaba este material porque no le ofrecía la ductilidad que necesitaba para sus creaciones. Hasta que descubrió en la chatarra la flexibilidad, el color y la textura que buscaba. Esto le llenó de satisfacción, podía combinar su amor por el arte y el cuidado del medio ambiente.

Con chatarra, trozos de madera de desechos, un cortador de plasma, soldadura, y numerosas capas de pintura acrílica y esmalte, el resultado es sorprendente, una suerte de orfebrería de gran profundidad y belleza.

Me ha fascinado toda su obra, desde las mariposas de colores, a los increíbles instrumentos musicales. Te dejo una muestra, pero te recomiendo que visites su web y disfrutes de toda una explosión de color, magia y creatividad.

Vía: Singenio

Share