Netfunding, ¿el futuro de la red social?

Una vez concluido el Eset Internet Meeting Point 2011 (FIMP), es la hora de los balances, que ya comenzaron esta mañana en Mangas Verdes con un interesante artículo de Rosi acerca de sus impresiones sobre el encuentro y conclusiones de la mesa ‘Reconversiones industriales‘ en la que participó.

A mí me gustaría centrar este post en uno de los aspectos que puse sobre la mesa durante mi intervención en el debate ‘La próxima red social. Evoluciones sociales en clave digital’, que tuve el placer de compartir con Alfonso Alcántara, Ana María Llopis, José Luis Perdomo, Dolors Reig y Cristóbal Fernández.

Se trata de una idea a la que vengo dándole vueltas desde hace un tiempo y que probablemente a unos les parecerá ingenua, a otros provocadora y a algunos utópica o simplemente inviable. Evidentemente, no es mi caso. La llamé de forma espontánea el pasado viernes ‘netfunding’ (de ‘net’, red; y ‘funding’, financiación) y se trata de una reacción a la idea más o menos generalizada de que:

a) las redes sociales son un invento Mark Zuckerberg, Jack Dorsey, Zaryn Dentzel o Larry Page.

b) las redes sociales han sido, son y serán siempre productos de empresas lucrativas.

c) no existe 2.0 fuera de ahí, y agradecidos debemos estar todos de que nos dejen participar, por muy arbitrarias, abusivas y caprichosas que sean las condiciones que nos imponen o de la mejor o peor gestión que hagan de nuestros datos personales.

Es decir, a la idea generalizada de que el futuro de las redes sociales pasa indefectiblemente por este modelo (producto, en realidad) y sólo podemos plantearnos cuestiones como qué añadirán, qué quitarán, cuál se impondrá, cuáles se fusionarán, cuándo nos traicionarán… pretendiendo relegar al usuario al papel de mero espectador de una película en la que, paradójicamente, es o debería ser el auténtico protagonista.

Frente a eso, sostengo que:

  • Las redes sociales existieron siempre y seguirán existiendo, pase lo que pase con las que conocemos en la actualidad.
  • La gran revolución no es Facebook ni Tuenti ni Google+. La gran revolución es Internet, en sí misma la mayor red social de toda la historia de la humanidad. El resto son concreciones prácticas, específicas, de todo el potencial que que ofrece la Red.
  • En la corta historia de Internet han existido múltiples expresiones de redes sociales específicas, unas sujetas a iniciativa empresarial y otras no.
  • El ciudadano no se conforma ya con ‘conversar’, quiere ser, cada vez más, partícipe de todos los aspectos que conforman las plataformas en las que interviene.
  • No sólo los mercados son personas, las personas también quieren formar parte del mercado.
  • Los usuarios son los que dotan de contenidos y de valor a las redes sociales. Una red social sin usuarios no sería ‘red’ ni ‘social’, ni siquiera empresa. Por tanto, no vale con decir que ‘oye, es que son gratuitas’. Para ser justos, deberían de pagarles.
  • En Internet no hay nada gratuito. Y menos en aquellos servicios que se nutren de tu trabajo y contenidos… por no hablar de los que trafican con tus datos personales.

Y me pregunto:

  • ¿Qué pasaría si todos los usuarios de una red social fueran, a la vez, sus accionistas?
  • ¿Qué pasaría si todo el dinero que se generara se distribuyera entre la comunidad?
  • ¿Sería capaz la comunidad de sostener un sistema y una estructura administrativa, organizativa, comercial y financiera?
  • ¿Abandonaría alguien una red social en la que, además de participar, obtuviera dinero?
  • ¿Y en la que además se pudieran consensuar las normas de participación y la gestión de la privacidad?
  • ¿Y en la que todo el contenido y el valor que aportaras fuese en tu propio beneficio y en el de la comunidad?
  • ¿Podría competir una red social ‘privada’ con una red social colaborativa?
  • ¿Una red con un modelo de cooperativa?
  • ¿Es posible un modelo de netfunding?
  • ¿Podría ser éste el futuro a medio o largo plazo?

NOTA: Netfunding no es crowdfunding. Crowdfunding es la financiación colectiva de proyectos de terceros. Netfunding es la financiación colectiva y distribución de beneficios entre toda una red social.

Y, por supuesto, muchas gracias a Carlos Urioste y toda la organización del FIMP por estas espléndidas jornadas, uno de los referentes incuestionables ya de la Internet hispana, y por dejarme compartir ideas, conocimientos y experiencias con gente tan brillante y tan buena… en el buen sentido de la palabra ;)

Send to Kindle

Share