Popeye,'en persona'

Popeye, el marino, es uno de esos personajes que nunca se olvidan. Con un más que extraño humor, él, sus aventuras por el mundo y sus atípicos compañeros, saltaron desde una tira cómica, creada en 1929, a una exitosa serie de dibujos animados.

Además de su obsesión por las espinacas (casi una droga), la serie cautivaba por lo singular de su trama: un bebé que le llega por correspondencia, al cual adoptó y bautizó Cocoliso; su novia Olivia Olivo, extrañamente deformada y no muy fiel; su enemigo Bluto, cuando estaba gordo y Brutus cuando era musculoso o la última bruja sobre la tierra, la Bruja del Mar…

¿No te gustaría que el cine se animara a rescatarlo con esta pinta? Mientras Hollywood se lo piensan, no quedamos con este magnífico trabajo hiperrealista de Rick Baker, siete veces ganador de un Oscar por efectos especiales de maquillaje.

Lo que no tengo tan claro es que supere a los personajes de nuestra ‘Galería de Popeyes de carne y hueso;)

Vía: Dead Central

Share