El empresario podrá reducir unilateralmente
el sueldo de los empleados
hasta el suelo marcado por el convenio
aduciendo motivos de productividad.
Si el empleado no acepta,
puede recurrir al juez.
Este paso no paraliza la decisión empresarial,
y el trabajador tiene derecho
a dejar la empresa con una indemnización
de 20 días por año trabajado
con un límite de nueve mensualidades”.

Extraído de ‘20 ajustes de amor y una reforma desesperada

Porque estamos como ausentes

Share