Mi madre me hizo científico sin siquiera proponérselo. Cualquier madre judía de Brooklyn le decía a su hijo al salir de la escuela: “¿Has aprendido algo hoy?”. Mi madre, sin embargo, me preguntaba: “Izzy, ¿has hecho alguna buena pregunta hoy?”. Esa diferencia –hacer buenas preguntas– me transformó en científico”.

Share