Búho de madera

Impresionante lo que consigue Sergei Bobkov, un artesano ruso que ha patentado una técnica única en la creación de esculturas de animales a tamaño natural, realizadas con serrín, astillas y otros restos de cedro siberiano.

Lo que hace valioso el arte de este profesor ruso de secundaria es la exactitud con las que elabora cada obra. Antes de empezar a trabajar en una escultura, Bobkov estudia la anatomía y hábitos de los animales durante meses para que la réplica sea exacta. Tanto que han llegado a comparar su arte con la taxidermia, aunque el autor reniega de tal comparación asegurando que la primera representa la muerte y su obra, una nueva vida para los restos de madera, más allá de la elaboración de papel.

Según comenta el creador, el primer paso es introducir en agua durante un par de días las astillas, de 2 a 3 pulgadas de largo aproximadamente, para que se suavicen y, con total precisión, darles la forma deseada a cada una de ellas.

En cada obra invierte un tiempo aproximado de seis meses, con un ritmo de trabajo de 10 a 12 horas al día. Según cuenta, a pesar de que se le ofreció 17.000 dólares por el águila de astillas de madera, se negó: “Mi arte no está en venta”. Por ahora, me temo 😉

Share