Nunca había tocado para bailar… ¡y me gustó! Hay una energía que viene de los que están bailando y te sacude del asiento… hemos olvidado que el jazz solía ser una música para bailar. Quizá sea el momento de replantearse algunas cosas”

Share