Anuncio de papel higiénico

Hay gente para todo, y webs para todo y más. Vía The Presurfer llego a este singular rincón de la Red dedicado en ‘body’ y ‘head’ al papel higiénico, una página en la que, como su nada ambiguo nombre indica, podemos conocer buena parte de la historia y algunas curiosidades sobre este producto sin el cual sería imposible entender el concepto de aseo personal contemporáneo…. o el de juerga tirando a económica.

El Museo Virtual del Papel Higiénico cuenta, como todo museo que se precie, con una guía para el visitante, tienda y salas de exposición, además de centro de prensa, reseña histórica o blog, entre otras secciones.

Museo Virtual del Papel Higiénico

El punto fuerte del museo se encuentra, sin duda, en sus salas de exposición. Tres, para más detalle: Colección Contemporánea, Antigüedades y Galería de Arte, con toda una selección de ‘hitos’ de ayer y de hoy dentro de este sector.

Especialmente curioso resulta el apartado ‘Historia del papel higiénico‘, pues allí donde la Wikipedia apenas si nos da alguna vaga, aunque impagable, pista sobre sus orígenes…

Aunque existen ciertas pruebas que mencionan su uso en la historia de la humanidad ya en el siglo VI a. C. En el siglo IX, las personas solían limpiarse con hojas de lechuga y con agua”.

…el museo nos ofrece un artículo completo en el que se asegura que el punto de partida de la producción de tan eficiente artículo se remonta al siglo XIV, con los emperadores chinos como precursores, así como alternativas históricas (y aun diría que imperecederas) como la hierba, pieles, conchas, mazorcas, piedras, placas de arcilla, esponjas e incluso la propia mano izquierda o el inigualable papel de periódico.

Papel higiénico antiguo

En 1857, Joseph C. Gayetty (Nueva York) comercializó el primer paquete de papel. Pero no sería hasta 1877 cvuando la Albany Perforated Wrapping (A.P.W.) Paper Company inventó el rollo perforado, es decir el producto tal como lo conocemos ahora.

Un espacio, pues, para admirar y profundizar en el conocimiento de esta pieza clave para la adecuada higiene de la sociedad moderna. Y es que, convendrán, lo escatológico no quita lo sorprendente 😉

Share