El futuro presente en inteligencia artificial tiene un nombre: Rapyuta, la primera base da datos en la ‘nube’ exclusiva para robots, un espacio en la web, una especie de Wikipedia, donde humanos y máquinas compartirán experiencias y conocimientos que ayuden a los autómatas a resolver las situaciones que se le presentan en el mundo de los humanos en el día a día.

¿Ciencia ficción? No, una plataforma en código abierto que acaba de ver la luz y supone la culminación de primera fase del proyecto europeo RoboEarth (‘la Internet de los robots‘):

El objetivo de RoboEarth es permitir que los sistemas robóticos puedan beneficiarse de la experiencia de otros robots, allanando el camino para el avance en el conocimiento y el comportamiento de las máquinas y, en definitiva, para que la interacción hombre-máquina sea más sutil y sofisticada”.

Rapyuta (esquema)

Cada robot conectado a Rapyuta tiene un entorno de computación seguro (cajas rectangulares), con suficiente capacidad para que puedan subir sus datos a la nube. Los entornos informáticos tienen una conexión de banda ancha en el repositorio de conocimiento RoboEarth (discos circulares apilados). Esto permite a los robots procesar los datos directamente en el interior del entorno de cómputo en la nube sin la necesidad de descargarlos y procesarlos a escala local. Además, los entornos informáticos están estrechamente interconectados entre sí, lo que facilita el despliegue de los equipos robóticos”.

De esta forma, los robots no tendrán que ir equipados con excesivas unidades de memoria, permitiendo no sólo un procesado más rápido de los datos precisos para resolver los problemas que se le presenten (idiomas, software, imágenes, cálculos, navegación…) y un incalculable incremento de sus prestaciones (hasta ahora limitadas a las programaciones propias de cada modelo), sino que incidirá también en el abaratamiento de estas máquinas, cuya ‘mente’, probablemente lo más caro en estos sistemas, estará compartida en la red y no físicamente en cada unidad.

Las posibilidades de aplicación de esta plataforma son enormes, y ya hay en marcha estudios para su adaptación a coches y vuelos no tripulados, entre otros artilugios.

Una mala noticia posiblemente para aquellos que llevan años aventurando el fin de la Web, pero que resulta excelente para el resto de los mortales… y de las máquinas. POr lo que vamos conociendo, la Web no sólo no tiene los días contados, sino que es posible que siquiera hayan comenzado sus días de gloria 😉

¿Que de dónde viene el nombre de ‘Rapyuta’? Del filme ‘Castle in the sky‘, del japonés Hayao Miyazaki. Rapyuta era “el lugar donde viven todos los robots”.

Vía: BBC

Share