Empleado 2.0

Si leíste el post ‘6 habilidades de un buen líder en el ‘puzzle’ del social media‘ que publicamos aquí la pasada semana, sabrás que una de mis áreas de interés en el ámbito del social media se centra en el diseño de estructuras organizativas en ámbitos corporativos eficaces y acordes con la filosofía de la Web 2.0.

En aquel post abordaba la figura del líder y sus habilidades para lograr el buen funcionamiento y la plena identificación del equipo con el nuevo medio al que debe enfrentarse.

Sin embargo, para una auténtica ‘socialización’ de las organizaciones, la relación con los medios sociales no puede ser cuestión exclusiva de equipos 2.0, “los profesionales de las redes sociales”, sino que debe extenderse a todos los estamentos y a cada una de las personas que las integran. Una organización no logrará ser nunca 2.0, si no lo es también toda su estructura, si todos sus recursos no participan y están imbuidos de esa filosofía.

Para ello, cada vez son más las corporaciones que invitan a sus integrantes a ‘conversar’ en la Red, y a ofrecer guías de ‘conversación’ que orienten su participación y que contribuyan a difundir su mensaje, imagen, objetivos… Un buen ejemplo de esto son ‘Las directrices para empleados de TNT sobre medios sociales’ (PDF), un sencillo texto de cuatro páginas en el que se recoge toda la filosofía de acción, actitud y participación y moderación de los diferentes estamentos de esta multinacional de la mensajería.

Al igual que en el caso del líder, que partíamos de una propuesta de dos altos ejecutivos de General Electric, esta guía de TNT es perfectamente aplicable a organizaciones de cualquier índole y, de hecho, ha sido ya adoptada por Greenpeace y está sirviendo de inspiración a especialistas del sector de las organizaciones sin ánimo de lucro.

Directrices 2.0 para empleados de TNT

El documento en PDF (con licencia Creative Commons y disponible en 8 idiomas), también en Scribd sólo en inglés, se estructura en cuatro bloques:

  1. Introducción y conceptos generales
  2. Principios básicos
  3. Infografía: directrices para empleados (qué hacer, qué no hacer)
  4. Infografía: cómo reaccionar ante los mensajes (posts, artículos, comentarios…) sobre la compañía

Como podrás comprobar en la lectura del documento y, aunque en él se sostiene que no se pretende decirle a los empleados ‘lo que debes hacer y lo que debes decir porque las redes de contacto social son por definición muy personales”, lo cierto es que en no pocos casos la frontera entre el consejo y la advertencia son muy difusas y, en cierta forma, se invade el ‘modus operandi’ personal del usuario.

Cierto es, como dice el documento, que aunque estés en tu tiempo libre “nunca dejas de ser empleado de TNT”, pero no es menos cierto que, antes de ser empleado de alguien ya eras tú mismo a tiempo completo.

Y ahí radica mi duda: ¿Deben las empresas tutelar la acción 2.0 de sus empleados? Y, donde digo ‘empresa’, ponga usted cualquier tipo de organización (ONG, partidos, entidades deportivas, gobiernos, instituciones culturales…), y lo mismo con ‘empleados’. Y si es así, ¿dónde está la frontera entre el yo ‘empleado’ y el yo ‘individuo’?

En mi opinión, cualquier iniciativa de estas características debe ser fruto de un consenso y de la contemplación de posibles excepciones, de un proceso horizontal que incluya a todos los afectados. Desconozco cómo se fraguó el documento de TNT, pero si ha sido producto de un decisión vertical estaríamos ante un auténtico contrasentido, ante una forma de actuar muy distante de lo que supone un plan de acción 2.0.

Una guía consensuada, que establezca claramente los límites entre el ‘estilo’ corporativo y el ‘estilo’ personal, sería asumida sin mayor reticencia por parte de toda la comunidad y serviría igualmente a los objetivos que se pretenden.

En cualquier caso, al margen de este debate, sí me gustaría destacar aquí el valor de la última infografía; un esquema que me parece muy válido, no ya para enfrentarse a mensajes o post de terceros sobre nuestras organizaciones (o nuestros propios proyectos), sino también a la hora de abordar la moderación de una conversación. Por ejemplo, en nuestro muro de Facebook o nuestro propio blog:

Directrices de conversación de TNT

Share