Si alguien dudaba del impacto que podía tener la eliminación de Google Reader, y de su incidencia en las sensibles almas de sus fieles usuarios, Hit Reach se ha encargado de hacerlo patente a través de este vídeo que seguramente no pasará a los anales del audiovisual, pero que dicen ha hecho saltar ya alguna lagrimita.

A mí, particularmente, más bien me ha hecho sonreír (vale, reír). Y reflexionar acerca de la opinión generalizada de que estábamos ante una herramienta restringida a ‘especialistas’ o ‘early adopters‘. Como se ve, parece que el público objetivo era un poco más amplio de lo que podíamos pensar.

Google, has sido muy, pero que muy ‘evil’. No hay más que ver las caras de esos gatitos.

Share