Internet en China

Advertencia: Admito que he caído como un bendito. Esta noticia no es más que una broma del April Fools, que me he tragado por completo. Pues nada, ahí queda, como muestra de mi espíritu incauto e inocentón. Tómatela con humor 😉

Dicen que todo tiene un precio, y al parecer las autoridades chinas han decidido que ‘acabar’ con la censura que ahoga la Red en su país, también: unos 12 euros (16 dólares) al mes. Eso, al menos es lo que leo en TeaLeafNation, donde comentan que el Gobierno chino ha anunciado el acceso ciudadano a servicios extranjeros hasta ahora bloqueados, como Twitter, Facebook o YouTube, a cambio de un cargo automático mensual en sus facturas de conexión. Una especie de tarifa plana de la libertad.

La medida, siempre según TeaLeafNation, incluiría también el cese del aparato censor que actualmente controla las plataformas creadas en China, como WeChat o Sina Weibo, de la que hablamos recientemente por aquí.

Además del evidente objetivo económico –el número de internautas chinos supera ya los 564 millones, lo que multiplicado por la cuota de 12 euros señalada arrojaría una recaudación superior a los 6.768 millones de euros mensuales, si todos los usuarios decidiesen utilizar esos servicios–, una de las claves que se manejan es el enorme coste de recursos dedicados a la gran red censora dedicada a Internet, la otra ‘gran muralla china’.

Pero todo tiene su truco. En palabras del propio ministro de Industria y Tecnología de la Información, Miao Wei:

Con el mejor interés de los 564 millones de usuarios de Internet en China como objetivo, hemos ideado un plan que les permita acceder a determinados sitios web extranjeros. Si cualquier usuario con una dirección IP chino accede dichos sitios web, el correspondiente operador de telecomunicaciones automáticamente deducirá una cuota fija de 100 RMB (alrededor de 16 dólares estadounidenses) al mes de la cuenta del usuario. Creemos que esta tasa no es onerosa. Sería de gran ayuda para pagar la inversión adicional en educación patriótica que se requiere después de la aplicación de este plan”.

Es decir que, además de cobrarte por hacer uso del servicio, el Gobierno te adoctrinará en el correcto uso de los mismos. Y si, esto falla, probablemente te topes con la censura otra vez. Con unas perspectivas recaudatorias como las que hemos visto, los gastos de ‘ladrillo’ en esa ‘gran muralla digital’ sin duda resultarán más llevaderos y, aunque puede que se reestructure y ‘endulce’, el sistema censor continuará.

La cosa no pasaría de una medida dictatorial más en un país carente de democracia si no fuera porque encaja perfectamente con las pretensiones de ciertos lobbies y gobiernos de países democráticos que defienden accesos de diverso nivel a la Red, lo que se conoce como la violación del principio de neutralidad de red –Internet tal y como la hemos conocido hasta la fecha–.

Democracias y dictaduras parecen no coincidir en casi nada, salvo en lo que respecta al control y explotación de la red de redes. En algunos despachos del mundo occidental más de un ejecutivo se estará frotando las manos en estos momentos con las expectativas que se abren tras esta nueva vuelta de tuerca del Gobierno chino. Precedente que lo llaman. Pon las tuyas a remojar 😉

Nota: Se me olvidaba. Si utilizas iPhone, Ipad o Mac para acceder a la Web 2.0, la cuota mensual se duplicaría: unos 25 euros (200 RMB). Simpatía del Gobierno de Xi Jinping por Apple, como que no.

Share