Fujitsu acaba de presentar un revolucionario sistema de interacción táctil para transferir información del mundo real al virtual, permitiendo convertir cualquier documento en papel en una especie de pantalla táctil. Una tecnología que, literalmente, rompe las barreras entre el mundo físico y el digital. (…)

La tecnología desarrollada por Fujitsu echa mano de un proyector de mesa, una cámara web y un sistema de sensores encargados de detectar con precisión el tacto sobre las superficies. Tal y como se observa en el vídeo, el usuario puede interactuar con cualquier documento impreso (un libro, una revista, un folleto…) y digitalizar fotos simplemente con tocar o arrastrar las cajas de selección”.

A ver si nos hemos pegado una década profetizando la muerte del papel, y sosteniendo que el soporte impreso era ya símbolo del pasado, para acabar descubriendo que más bien puede ser todo lo contrario, que el papel aún tiene hueco, y un hueco importante, en el futuro.

Al menos en algo parecido a esto es en lo que está empeñado Fujitsu, aunque, como podemos ver, la cosa tiene más de escaneo avanzado –sí, muy avanzado, cierto– que de auténtica transformación papiro-analógico-digital.

Lo que sí sabemos es que se prosigue en la búsqueda de un soporte que, como lo fueron los materiales ligeros (pergamino, papiro, papel) frente a la piedra o la arcilla, constituya una verdadera alternativa a los actuales dispositivos móviles en cuanto a peso y flexibilidad. Pero en este terreno ya hay mucho terreno andado y propuestas mucho más sugerentes.

En cualquier caso, sí parece cierto que la inspiración sigue siendo el papel: ductilidad, levedad, versatilidad, manejabilidad. No en vano, hablamos de un material que ha mostrado su vigencia y su potencial desde prácticamente los inicios de nuestra era hasta nuestros días.

Pero no, aunque queramos llamarlo ‘papel’, olvidémonos de gacetillas a lo Harry Potter. Serán otros los conceptos y otros los materiales. Las cosas, simplemente, van por otras vías.

Share