Idea

No soy muy amigo de Quora, la verdad, aunque tampoco tengo nada especial contra ella, pero igual este hilo de Michael Wolfe puede acabar logrando que le vea algo de gracia. He llegado a él vía Kottke y se trata de eso, de un ítem abierto en el que se recopilan ‘startups’ cuyos planteamientos quizá pudieron sonar ridículos en sus inicios, pero que acabaron constituyendo todo un éxito:

Es posible montar una buena ‘startup’ si tienes una buena idea, pero las grandes empresas son a menudo el resultado de ideas que habrían parecido ridículas si las hubieras escuchado antes de verlas en acción.

Pregúntate a ti mismo: si fueras un capitalista al que hubiesen propuesto alguna de estas ideas, ¿cuál habría sido tu reacción?”

La lista, evidentemente, está repleta de marcas que son ya referencia en el ámbito de la tecnología y de la Red: Facebook, Dropbox, Amazon, Mint, iOS, Google, PayPal, Instagram, LinkedIn, Firefox, Twitter… y así hasta 18, con sumarios jocosos en los que se intenta condensar el espíritu, más o menos caricaturizado, del boceto inicial.

Cuatro ejemplos:

Dropbox: vamos a crear una solución para sincronizar e intercambiar archivos a pesar de que en el mercado hay ya una docena de ellas que nadie usa, apoyadas por grandes empresas como Microsoft. La herramienta sólo hará una cosa bien, y el usuario tendrá que mover todo su contenido para poder usarlo.

iOS: un nuevo sistema operativo que no ejecutará ni una de las millones de aplicaciones que se han desarrollado para Mac OS, Windows o Linux. Sólo Apple podrá crear aplicaciones para él. No se podrá cortar y pegar.

Google: estamos construyendo el vigésimo buscador del mundo en un momento en que la mayoría de los otros han sido abandonados por ruinosos. Nos despojaremos de todas esas noticias con publicidad y de las características de un portal para que el usuario no se distraiga de lo que realmente importa.

Twitter: será como el correo electrónico, el SMS o el RSS. Salvo que hará mucho menos. Será usado primero por los geeks y luego se incorporarán Britney Spears y Charlie Sheen.

Y, a partir de ahí, el frenesí en las respuestas. Ahora mismo superan el centenar en un hilo cuenta ya con cerca de 6.000 votos.

Al margen de la mayor o menor fidelidad a los planteamientos iniciales de esas empresas y del mayor o menor humor aplicado a las mismas, lo cierto es que, ciertamente, la mayoría de esas ‘startups’ –si no todas– sí que supieron ver más allá que el resto y lanzar los productos adecuados en el momento preciso, incluso aunque todo pareciera indicar que iban contra la lógica.

Claro, que también habría que poner sobre la mesa las miles de ideas de negocio, también arriesgadas, que se quedaron en el camino. O aquellas que parecían contar con todo a su favor para triunfar y tampoco llegaron a nada.

¿Es una buena idea garantía de éxito? ¿Qué factores resultan determinantes para el éxito de un nuevo proyecto? Una cuestión compleja, sin duda, en un conglomerado de factores en los que la idea inicial es apenas el detonante y en el que intervienen, también decisivamente, elementos como el estudio de mercado, la oportunidad, la planificación, la constancia, el esfuerzo, la flexibilidad, la utilidad, el servicio al usuario, la disciplina… y esa auténtica piedra filosofal que es el modelo de negocio.

Share