Peter Stamm

Internet y las tecnologías emergentes son los medios perfectos para compartir la literatura y llegar hasta donde no hay librerías. Estos elementos no son una amenaza para el futuro de la novela y la literatura, al revés. No creo que cambien la necesidad histórica del ser humano de escuchar historias, lo que hoy serían novelas, con lo cual la lectura estaría garantizada y diversificada”.

Ante tantas majaderías al uso acerca de los perjuicios de Internet y los nuevos modelos de derechos de autor sobre la cultura, resulta reconfortante encontrarse, de cuando en cuando, con creadores comprometidos con su tiempo y plenamente conscientes del curso por el que transita –y seguirá ya ineludiblemente transitando– la historia.

Send to Kindle

Share