La película más pequeña del mundo es de animación, pero no una animación cualquiera. Se trata de ‘A boy and his atom‘, un filme en el que la materia prima son átomos que cobran vida a través de la técnica de stop-motion o paso a paso:

La capacidad de mover átomos individuales -las partículas más pequeñas de cualquier elemento en el universo- es crucial para la investigación de IBM en el campo de la memoria atómica. Pero hasta los nanofísicos necesitan un poco de diversión. Con esto en mente, los investigadores de IBM utilizaron un microscopio de efecto túnel para animar miles de moléculas de monóxido de carbono (dos átomos apilados uno encima del otro), todo en pos de hacer una película tan pequeña que sólo es visible cuando se magnifica 100 millones de veces”.

El corto se ha hecho con el récord Guinness en la categoría Película más Pequeña en Stop-Motion.

¿Quieres ver cómo se hizo? Aquí tienes el vídeo:

Vía: PetaPixel

Share