Persuasión + motivación

¿Quieres algo con mi blog? ¿Te parece irresistible, interesante? ¿Quieres compartir algo conmigo? ¿No me amas? ¿En realidad mi blog te es indiferente y solo quieres utilizarme en tu propio beneficio? ¿Te parece, simplemente, un buen canal para difundir tu información? ¿Me desprecias, pero tienes un calentón de promoción, marketing y publicidad? Me da igual. Si quieres llegar a algo conmigo, si esperas llegar a ocupar un espacio en mis contenidos, vas a tener que hacer algo más que enviarme correítos mareándome con tus encantos.

Poco a poco…

Empieza por investigar algo sobre mí. Esfuérzate por conocerme aunque sólo sea de forma superficial. Sorpréndeme. Al menos, llámame por mi nombre.

Si ya crees que me conoces…

Vendedor 1.0

Asegúrate de que nuestros gustos e intereses coinciden, aunque sea en algún punto. Es decir, moléstate en preguntarte si, en realidad, tenemos algo en común. Si ves que hablo mucho de tecnología, no me tientes con cosméticos. Si mi temática se centra en la moda, ¿realmente crees que me voy a publicar algo sobre farmacia? Si vivo obsesionado con la cultura, ¿por qué debería interesarme tu web de contactos? Si parece claro que lo mío es la política, ¿por qué me propones un post sobre parques temáticos?

Si estás convencido de que somos almas gemelas…

Mi libro

No me cuentes lo agradable, gentil y sexy que eres. No me jures que eres un buen partido. Demuéstramelo. Invítame. Deja que pruebe por mí mismo. Convénceme con hechos, no con palabras. Entusiásmame. Y deja que llegue a mi propia conclusión. Con todas sus consecuencias.

Si ya hemos entrado en confianza…

No me exijas que me adapte a ti. Mi blog te gusta porque es así: libre, independiente, directo, sincero… Y, si a alguien más le gusta, debe de ser por la misma razón. No me hagas proposiciones deshonestas. No pidas que me prostituya. No me solicites favores que me comprometan. Eres libre de apostar o no por mí. Pero no intentes adulterarme. Déjame ser como soy. 

Si ves que finalmente accedo…

No insistas en repetir. Es difícil que algo tan mágico vuelva a suceder. No, no es que te cierre las puertas. Sólo te recuerdo que tendrás que volver al principio. Y seducirme. Y convencerme. Y entusiasmarme. Y respetarme…

Si has entendido esto…

Emociones

Habrás entendido que la principal clave del blogging – como de casi todo lo que vale la pena en la vida- es la pasión.

Si eres responsable de marketing, community, jefe de prensa o comunicación, desarrollador de apps, promotor de gadgets, activista en campaña o impulsor de startups, ten esto siempre bien presente. Y actúa en consecuencia.

Share