Me gusta mucho este videoclip del trío británico London Grammar para promocionar su EP ‘Wasting my young years‘, y no sólo por la música o la voz de la cantante, que ya de por sí merecería un post, sino por el fascinante ‘efecto bala‘ (ralentización radical de escenas a gran velocidad) logrado en el corto, gracias a la exposición simultánea en 35mm de nada menos que 625 cámaras estenopeicas.

625 cámaras

El proceso de producción, que me ha parecido fascinante, ha sido también grabado en un ‘making-of‘ que puedes ver al final de este post. Tal y como relatan en DIY Photography, el vídeo fue grabado desde una gran plataforma circular con 625 cajas integradas en él –cada caja con su correspondiente orificio–.

Cargas de cámara

Cargar la cámara precisó de entre 7 y 8 personas y 30 minutos de trabajo para cada una de las escenas –y son unas cuantas– del vídeo. El resultado, esa atmósfera indescriptible que podemos apreciar en el videoclip y que se amolda a la perfección al ambiente del tema al que acompaña.

Share