Gracias!

Hoy es un día muy especial para este blog y para quien les escribe. Mangas Verdes cumple hoy 10 años de existencia, 10 años de una aventura apasionante en la Red, acompañando prácticamente el despertar y explosión de la Web 2.0 –y de tantas otras cosas–, en una de las etapas más intensas y enriquecedoras de toda mi vida.

Pero hoy también es un día de profundos cambios en mi actividad en Internet. Mangas Verdes llega a su final. Así es, Mangas Verdes deja de actualizarse desde este preciso momento porque creo que es hora ya de explorar nuevos proyectos. Su periplo ha finalizado producto de una decisión que no ha sido fácil, aunque sí muy meditada.

Pero, ojo, esto no es una deserción. Manuel M. Almeida sigue en la blogosfera, iniciando una nueva etapa, embarcándome en un nuevo viaje, convencido de la necesidad de un cambio que permita adaptar mi presencia en la Red a los intereses, necesidades y expectativas que me mueven hoy día.

Hay tres motivos básicos que me han empujado a dar este paso:

1. Eficiencia. No te puedes imaginar cómo puede quedar una base de datos después de una década de uso intensivo-compulsivo. Mangas Verdes se ha convertido en un monstruo de proporciones impresionantes. Casi 10.000 posts (9.539 –954 al año, rozando los 80 al mes y los 3 diarios–); cientos de plugins, hacks, experimentos y themes instalados, desinstalados y vueltos a instalar; multisites, microsites, imágenes, documentos… Un auténtico maremágnum que hacían ya muy difícil su manejo, mantenimiento y mantener el rendimiento del servidor. Me apetecía continuar en un espacio lo más limpio posible.

2. Eficacia. Estoy seguro de que, si me has venido siguiendo o me has seguido alguna vez en las redes, te habrás preguntado: ¿pero para qué mantiene este hombre cuentas separadas si Mangas Verdes es él, si los contenidos se repiten prácticamente en cada una de ellas? Y estarás en lo cierto. Mangas Verdes soy yo, a pelo, con etapas en las que he contado con valiosos colaboradores, pero básicamente y desde el principio, yo mí me conmigo. Hubo un momento en que pensé que sería conveniente mantener un canal específico para el blog, aparte del mío personal, pero esto en realidad me ha obligado a una especie de esquizofrenia digital, no debidamente gestionada, que creo que provoca confusión, reiteración y, sobre todo, un doble o triple esfuerzo añadido a lo que de normal debería ser. Pues eso, a partir de ahora no habrá marca añadida. Una sola cuenta por plataforma, y esa cuenta es la del autor.

3. Placer. Ya no soy el mismo. Desde aquel primer post el 27 de abril de 2004 en Blogia –tienes captura abajo– han cambiado muchas cosas: a escala personal, profesional, intelectual… Mis intereses y mis expectativas ya no son exactamente los mismos de aquellos primeros años del milenio. Necesitaba condensar, organizar, reflexionar y reunificar mis objetivos. Una nueva casa. Un nuevo espacio que se adaptara a mi nueva realidad al menos durante una década más. Y eso he hecho. Construirme una nueva morada y mudarme.

Primer post de Mangas Verdes

Ahí quedan esos 6 premios obtenidos, todos esos posts que antes mencionaba, los miles de comentarios, los debates, las polémicas, las risas, las primicias, las bromas, los descubrimientos, los experimentos, las emociones… toda la experiencia acumulada. Pero, en especial, ese enorme caudal de nuevos amigos virtuales y desvirtualizados, los colaboradores, las jornadas y congresos, y ese calor humano que, desde los inicios, he recibido por parte de esa gente que siempre, o de forma puntual, han estado al otro lado de su pantalla para conversar, discutir, rebatirme, felicitarme o afearme lo que tuvieran a bien. A todos y todas muchas gracias.

Eso sí, Mangas Verdes seguirá abierto, como un libro, una creación, una obra culminada, como archivo público de todo lo publicado en estos 10 años, si bien muchas de las funcionalidades, como los comentarios, quedarán deshabilitadas en unos días.

Éstas son las últimas líneas que se escriben en este blog, pero son las primeras en el cuaderno en que voy esbozando mi nuevo periplo.

Espero verlos a todos y todas por allí.

¿Que dónde?

Ah, sí, claro… en El Blog de Manuel M. Almeida 😉

Share