Un Sahara libre

Grupo Interuniversitario de Opinión (*)

El sueño de un Sahara libre sigue en pie. Es justo y es legítimo. En el momento en el que escribimos este breve artículo cuatro sacerdotes católicos de Gran Canaria acaban de aterrizar en el Aeropuerto de Gando, tras realizar una visita relámpago a la antigua colonia española. Son un pequeño grupo de valientes que, al fin, han podido cruzar la frontera ignominiosa y han predicado, ante los medios, la justicia de una causa que no caduca, porque forma parte de la causa del bien y de la verdad. Dicen que, en el territorio ocupado por Marruecos, los saharaui les preguntaban constantemente ¿por qué?, ¿por qué el Gobierno de España dice una cosa y luego otra?, ¿por qué la ONU no cumple sus promesas?, ¿por qué Europa firma un tratado de pesca con Marruecos en una zona que, en realidad, les pertenece a ellos, a los dueños naturales del Sahara?, ¿por qué?, ¿por qué?…

A escasas millas del territorio libre de Europa se oprime a un pueblo por sus ansias de libertad. ¿Hasta cuando? Resulta tan mezquino el proceder de las principales potencias de la región que uno se pregunta si, realmente, estamos en el siglo XXI o, más bien, siguiendo el calendario islámico, todavía no ha pasado por nosotros la revolución liberal que en el siglo XVIII movió los goznes del planeta, y nos proyectó hacia el futuro en pos de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Vivimos una época de sombras, como si los restos insepultos del pasado renaciesen de nuevo; como si ahora, después de dejar en los campos de batalla a millones de muertos que luchaban por la libertad, la justicia y la democracia, sintamos vergüenza de todo eso, y nos pleguemos a las exigencias y los desmanes de cualquier dictadorzuelo de segunda fila. ¿Por qué?

Cuatro sacerdotes como cuatro soles, con una profunda vocación social y humana, han recorrido el desierto, para llevar a sus hermanos del pueblo saharaui, el mensaje sublime de Cristo, el mensaje de la solidaridad, el amor y la paz, una paz justa, naturalmente, pues no es paz la paz del sometimiento, la tortura y el cementerio.

Dicen los curas que, ante tantos “porqués”, ellos respondían eso, simplemente: “Miren, nosotros somos curas. Lo más que podemos hacer es denunciar ante el mundo vuestra situación”, con honestidad y rigor. No es poco. Su voz sonó como una campana de libertad, como un aldabonazo en la conciencia de aquellos que sólo ven en el negocio el objetivo central de su existencia, y, además, a corto plazo, mezquino, negocio de perra chica, de hambruna vieja, de ambición insaciable, pura y dura. No están dispuestos a mirar más allá del estrecho horizonte de su propia mesa de comerciantes de la miseria, porque ello lleva tiempo, y es lo único de lo que carecen. ¿Cuánto mejor no sería pensar en un territorio de paz a cuyo desarrollo pudiera contribuir Europa de forma decisiva aquí, en el portón de África? ¿A quién beneficia esta situación?

El sueño de un Sahara libre no es una entelequia de cuatro universitarios, ni la lucha absurda de muchos ciudadanos y ciudadanas en Canarias, en España y en Europa, en todo el mundo, en fin; es el sueño de la Ilustración que no deviene en monstruos, sino en verdades como casas, grandes verdades que no podemos dejar en el camino, pues constituyen la base de los estados verdaderamente libres y democráticos. Sin solidaridad y justicia no se puede seguir adelante, sin libertad no es posible vivir. Mal consejo es seguir la tesis del mal menor, porque, en el fondo, es como taponar la herida sin desinfectarla previamente, a la larga produce efectos mucho peores.

La convivencia entre los pueblos debe regirse, por tanto, con base a las mismas premisas que constituyen la paz social: libertad, igualdad y fraternidad. ¿Tiene algo que ver con esto la actitud de Europa frente al problema del Sahara? ¿No se basa la esencia de la Unión Europea en estos principios? Entonces… ¿Por qué?

Canarias 9 de Agosto 2005

(*) Grupo Interuniversitario de Opinión:

– Ricardo Aguasca, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
– Carlos Ruiz, Universidad de Santiago de Compostela.
– Sergio Ramírez, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
– Manuel de Paz, Universidad de La Laguna

6 comentarios en “Un Sahara libre”

  1. El estado español no respeta los tratados internacionales que tiene suscritos y que además forman parte de la Constitución.

    En concreto no respeta “Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos”.

    No respeta eso dentro de la península ¿cómo va a respetarlo fuera?

    Algunos artículos (los primeros):

    Artículo 1.

    Todo pueblo tiene derecho a existir.

    Artículo 2.

    Todo pueblo tiene derecho al respeto de su identidad nacional y cultural.
    […]

    Artículo 5.

    Todo pueblo tiene el derecho imprescriptible e inalienable a la autodeterminación. Él determina su status político con toda libertad y sin ninguna injerencia exterior.

    Me gusta

  2. Pingback: Memed El flaco
  3. vamos aver, he de remitirme a la historia inmediata? he de aportar datos historicos sobre el imperialismo? la division de colonias? la reparticion de tierras? el protectorado? la dura y amarga independencia a costa de perder la identidad propia y dejar una puerta abierta al control extranjero a distancia? decir que el sahara pertenen a los saharauis es decir que cataluña pertenece a los catalanes, y madrid a los madrileños, sino es bueno para españa porque si para marruecos, ha de explicarse realmente el sentido de recuperar una tierra legitima? he de hablaros en serio sobre la creacion del polisario? las implicaciones de Algeria y de España, sus intereses en el Sahara? he de poner en evidencia la palpable prostitucion de la propia tierra que tienen algunos saharaouis a costa de una hipotetica independencia? perder el alma a cambio de ser los explotadores e intermediarios entre su propia gente y los paises extranjeros que apoyaron su separatismo? la ignominia en la que viven los pocos saharauis en la frotera algerina, vulgares peones de gente sin escrupulos….es algo tan claro y tan obvio que cualquiera debiera usar la razon y ver la verdad en el asunto…..Marruecos dista mucho de ser un pais desarrollado, la corrupcion es un cancer dificil de extirpar, son muchos los problemos a los que se afronto diariamente, la injusticia y el abuso de poder esta ahi, es inegable….pero de esos problemas ha de salir por su propio pie, pensar que la intervencion extranjero en los problemas de un pais sea la solucion, es la salida mas facil y estupida para la gente mas ingenua e ignorante…hagan sus calculos, vean cuanto analfabeto hay entre los saharauis, y cuantos fueron educados por los propias representaciones españoles…por favor….buscad una solucion en vez de escudaros en los problemas y prometer la salvacion a costa de vender vuestras tierras…prostituirlas al extranjero y sacrificar la propia costumbre e identidad no es la solucion mas razonable…

    Me gusta

  4. Hola acabo de entrar en las paginas de los web master como el tuyo y estaba buscando alguna indicacion que me oriente como puedo crear un blog con la plataforma WordPress… no se mucho el ingles pero si he podido hacer muchas cosas en mi pagina personal… me defiendo!

    podrias orientarme, cuales son los pasos que debo hacer para instalar el wordpress, tengo que bajar que?… y donde puedo alojarlo…, solo hazme una orientacion muy generica de como puedo seguir con mi busqueda!! te lo agradeceria de antemano

    Gracias!!

    Me gusta

  5. Creo recordar que España estaba apoyando a los saharahuís hasta que se puso en evidencia la implicación de Argelia, en cuyo momento se apartó de la causa. Luego, Argelia no ha podido desempeñar aquel papel y a los saharauís ya sólo les queda España. Pero Marruecos tiene aliados muy poderosos. No obstante, creo que España debería implicarse algo más.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.