Fidel Castro: “No pienso gobernar hasta los cien años”

Fidel Castro ‘tranquilizaba’ a sus “amigos del Norte” hace apenas una semana, advirtiéndoles que no pensaba seguir en el poder hasta cumplir los cien años. Sus palabras suenan hoy premonitorias. Por primera vez en 47 años, el comandante delega de forma provisional el poder debido a una hemorragia intestinal.

Ahora todo son incógnitas, desde el grado de gravedad de su dolencia hasta el futuro político de la isla. Como es habitual en todo acontecimiento histórico, unos lo celebran, otros lo lamentan y muchos guardan cautela.

Autor: mmeida

Soy periodista y escritor, creativo y social media. Mangas Verdes fue mi primer blog. Con él viví en primera persona la 'revolución de los blogs', obtuve seis premios internacionales y, lo más importante, me lo pasé en grande. Ahora transito por mmeida.com. (+ info).

9 comentarios en “Fidel Castro: “No pienso gobernar hasta los cien años””

  1. Como un dictador, y como todos los dictadores con una cabeza totalmente cerrada.
    Una persona que se cree izquierdista y que ha hecho un enorme daño a su pueblo.

    Me gusta

  2. El adjetivo principal y fundamental para definir a Fidel Castro es el de Dictador, es decir, un tipo que no confía en su pueblo para que tome sus propias decisiones.

    Me gusta

  3. “Un cerdo” sería mi descripción suave. “Un bastardo metido a dictador con el beneplácito del mamoneo occidental” sería la extendida (pero aún suave).

    Desde luego, nadie es eterno. Hoy en Cuba empieza el “inicio del principio del fin”.

    Me gusta

  4. Para mí es un dictador, ni más ni menos, que es héroe para muchos y villano para otros. Tal vez lo que mejor defina a Castro sea “héroe decepcionante, luego convertido en villano”.

    Saludos!

    Me gusta

  5. Fidel es el reflejo fiel del hombre latinoamericano, el mejor hombre para hablar sobre nuestros ideales de lucha contra el imperialismo y también el hombre que nuestra todas nuestras miserias. El hombre del siglo 20 fué como Fidel Castro, fué el siglo de los extremos, tanto de un lado como del otro, negar esto sería hacer una evaluación primaria, hoy Fidel es un sobrevivientes de esos hombres extremos del siglo que se fué.

    Me gusta

  6. Cuando nos sentimos confiados en nuestros propios principios y creencias, cuando estamos conscientes de nuestras propias limitaciones y extensiones, de nuestras fallas y aciertos. Cuando aceptamos que al ser “humanos” nos dá un gran margen para errar, siendo este el camino para aprender a corregir lo que está mal o seguir errando conscientemente para continuar dándonos cabezazos hasta q aprendamos la lección. Cuando tomamos consciencia que al elegir o tomar una decisión estamos creando el principio de una nueva pauta en nuestras vidas, o de un nuevo estilo, o de una nueva oportunidad, o del comenzar de un algo nuevo… Allí precisamente comienzan a crearse nuestros propios paradigmas, únicos y exclusivos..muy nuestros!. ¿Quien entonces tiene el derecho a señalarnos con un dedo y decirnos: ASÍ NO ES LA COSA!?

    Desde el principio del mundo el hombre ha creado, voy a llamarlo Tres Tipos de Reglas Básicas para la Convivencia Universal. Esto, visto de un punto de vista lógico se diría q es básico, todo juego necesita reglas para ser jugado ¿no?. Pero visto desde el punto de vista de un soñador o un filosófico, diría que es una total tontería. ¿Quien puede decir con propiedad, quién es el que verdaderamente tiene la razón? ¿Quién es el más justo? ¿el más moral? ¿o el dueño de la verdad absoluta?

    La primera regla la han establecido los poderosos, los conquistadores, los jerarcas de turno, los vencedores sobre una increíble cantidad de masa humana insconciente, débil o ignorante; siendo éstos sólo unos pocos, quienes le han cambiado la vida a millones y billones de personas en el mundo, desde que éste existe!. Y estos precisamente son los que crearon y siguen imponiendo sus puntos particulares de vista, sus reglas sobre: las leyes, la política, las religiones, el intercambio de intereses o el dinero q hoy en día permite la compra de “casi todo”…

    La segunda regla la ha establecido el colectivo o la sociedad como tal, siendo éstos más delicados y trascendentes de lo que se cree, pués se han ido convirtiendo en pautas a seguir, el indicador de lo que puede estar bien o mal; de lo que se vé feo o bonito, de lo que se puede aceptar o nó en nuestras relaciones humanas, de lo que es moral o inmoral, de lo que se debe o no se debe hacer para entrar o ser aceptado dentro de un grupo o en una comunidad…

    Y la tercera regla se la ha establecido el hombre como individuo único e indivisible, las que vamos aprendiendo, las que vamos filtrando en nuestro tamíz colorido o descolorido de nuestro andar; segregando conclusiones, ayudados por nuestras neuronas invadidas mayormente de impurezas o tóxicos de orígen colectivo. Vamos por la vida muchas veces, haciendo el papel de científicos locos, elaborando raras mezclas o fórmulas impatentables que van colándose entre ensayos y errores, que han sido sacados de nuestro privadísimo laboratorio existencial. Y así van formándose nuestras propias convicciones, creencias, principios, paradigmas, sentimientos internos y externos, consciencias e inconsciencias. Nuestros propios Sis y Nos, nuestros propios Debo o no, nuestros propios Quiero o no.

    En este híbrido colectivo en que obligatoriamente debemos involucrarnos para “convivir” según las “tres reglas básicas”, vamos enmarañándonos cada vez más a medida del tiempo: segundos, minutos, horas, días de nuestra existencia, por cierto maravillosa y divina, pero cuya visión a nuestros ojos lamentablemente vamos enterrando en el fango de la ignorancia a que nos somete la primera y segunda regla, desde el mismo momento en que somos engendrados por la mágica unión de un óvulo útil con un espermatozoide astuto y poderoso.

    ¿No es acaso las leyes, la política, las religiones y el dinero la causa de todos los conflictos, guerras y divisiones entre los hombres?. ¿No es acaso las leyes, la política, las religiones y el dinero, la causa de que se haya creado la segunda regla, la del colectivo?.

    A todo esto, en medio de este caos de reglas y de lucha de poderes, nace cada ser que viene a este mundo. Desde que salimos del vientre materno, y aún antes, nos empiezan a imponer los códigos humanos invadidos por la enrevesada combinación de éstas tres reglas: No hagas, No debes, No toques, No busques, No puedes, No corras, No huelas, No sientas, No llores, No comas, No grites, No Ames… Contrólate, Apúrate, Espérate, Sacrifícate, Cállate, Sométete… Y así interminablemente durante cada segundo de este particular “modo de vivir”, donde se supone que nacimos libres para Hacer y Ser, nacemos atados, amordazados y vendados sin siquiera tener consciencia de quienes somos verdaderamente. Vamos anulando nuestra Esencia, nuestro verdadero porpósito, nuestro sendero mágico, nuestra Divinidad y nuestra Real Herencia. Vamos llenando nuestro original espacio amoroso de: miedos, de angustias, de odios, de resentimientos, de dudas, de crisis, de egoísmos…De Desamor total a nuestra propia Identidad y Existencia.

    Por otro lado, escuchamos términos o frases de “aliento” de personas que nos quieren “ayudar” a medida que nos vamos desarrollando: “Estudia y esfuérzate para que seas alguien…”,”Debes luchar por ser mejor…”, “Estás fuera de moda, debes actualizarte…”, “Tienes que hacer dieta, los gordos no triunfan…”,”Los pobres no tienen muchas oportunidades para estudiar…”, “A los negros no los admiten en ciertos círculos…” “Tienes que trabajar más duro…”, “Tienes que esforzarte por vivir mejor” ” Si no tienes dinero no eres nadie…”. Frases como éstas que, si bien nos sirven para reflexionar, también llevan implícitas subjetivamente el significado que nacimos para librar una cruenta, difícil y contínua guerra contra todo y contra todos!; y lo peor aún, contra nosotros mismos!. En este punto podríamos entonces encontrarle muchas explicaciones a todos nuestros más raros conflictos humanos, por los siglos y a través de los siglos. Guerras, Asesinatos, Suicidios; Genocidios en masa. Resumiendo: Los más estúpidos crímenes del mundo.

    Es muy cierto que los preceptos de la primera regla mencionada, han jugado parte importante de la evolución humana. De no haber existido quizás todavía estuviéramos en la era de las cavernas o ya nos hubiésemos comido los unos a los otros. Más sin embargo, el globo terráqueo ha tenido que ir partiendo desde la regla tres; elaborando sus propios ensayos para sacar aciertos y descartar errores. Y mientras tanto, en este mega laboratorio que es el planeta tierra, seguirán perdiéndose millones de vidas, vidas de todo tipo…no sólo humanas. Pero… mientras esto sigue sucediendo, ¿La Humanidad que? me refiero específicamente a la humanidad consciente de lo que está sucediendo…

    Pretender cambiar miles de siglos basados en reglas o códigos impuestos por el hombre en sólo una etapa de nuestra existencia sería abolutamente una total necedad. Los Quijotes de esta Era seguimos existiendo pero con lanzas de cartón y Rocinontes de plastilina; Sanchos Panza de papel y Dulcineas de grafito. Enfréntandonos a Molinos de Uranio, Sentimientos de estiércol, Mentes Infernales y Lenguas de Arsénico en su gran mayoría… Desafortunadamente los Quijotes del nuevo milenio estamos en una interminable desventaja y lo seguiremos estando por una buena cantidad de años más, ojalá no de cientos.

    Habrán unos cuantos que al leer esto dirán que lo que he mencionado es una exageración, pero no me queda otra cosa que decirles que con increíble indiferencia, la inmensa mayoría de los seres vamos dejando este mundo sin haber nacido y despertado, sin haber tomado conciencia de nuestra propia y real existencia, habiendo sido nuestras vidas sólo un rutinario trabajar, pelear, comer, defecar, aparearse y dormir. Desconectados de lo alto, de nuestra propia esencia y naturaleza, hacemos del “Sistema” nuestro hogar, nuestra meta, nuestro Dios; quedando atrapados en un laberinto de ideas, enredado en nuestras propias reglas y normas, en nuestras propias creencias o escepticismo, todas contaminadas por las dos primeras reglas. Entonces, en vez de estar el “Sistema” a nuestro servicio, como debería ser, lo convertimos en nuestro “Señor” y nos hacemos sus esclavos.

    ¿Qué puede esperarse de nuestras “nuevas generaciones”, si desde temprana edad se les clava con tradiciones religiosas donde en nombre de su “Dios” cometen horrendos crímenes y ultrajos. Donde se encierra y enfila a miles niños y de jóvenes y se les arma con poderosas metralletas porque a un “lider” se le ocurrió que otros defendieran su “Ego-Causa”. ¿Que puede esperarse, si se les inyecta crónicamente con intravenosas políticas y se les condiciona a tal grado, que quedan convertidos en verdaderos maniquíes y espantapájaros dispuestos a entregar su vida por el “Maravilloso Ideal” de su Lider? ¿Con padres que aprendieron a sobrevivir en medio del chisme, la envidia y una tuerta “moralidad” y así mismo se los transmiten a sus sudecesores? ¿Qué tipo de industria es esta humanidad, que se multiplica día a día fabricando robots que sólo hacen los que a unos pocos les pareció que es lo correcto que deben hacer?

    Fidel es sólo una muestra de esa minoría de seres que impusieron sus propias reglas sobre millones de seres. Cómo creen ustedes que podríamos catalogarlo, si su pueblo ha estado sometido por más de 40 años al hambre y la miseria de un pueblo, cuyos niños deben prostituirse para llevar un mendrugo de pan adicional a su mesa, y así completar la ración al que les tiene medido por mes, su Lider?

    Sólo es cuestión de ópticas señores, todos observamos la dimensión de una nube de diferentes maneras, con diferentes formas y de distintos tamaños, pero siempre seguirá siendo una nube hasta que se disipe.

    Que tengan una feliz tarde…

    Me gusta

  7. Un hombre que lucha por sus ideas sí, pero no por las de los demás. Lo fácil es mirarse al ombligo en una situación penosa, como la que se encuentra su país. ¿Es normal que los niños vayan pidiendo comida por la calle?

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.