La SGAE, a por Julio Alonso

De poco han valido las respuestas argumentadas y la vía del diálogo abierta por el equipo jurídico que defiene a Merodeando: la SGAE ha hecho efectiva su denuncia contra Julio Alonso a cuenta de un post informativo sobre el famoso Google Bombing. Como bien arguye Julio: ni fue el primero ni es el único ni el más ofensivo contra la sociedad. ¿Se castiga, entonces, el buen posicionamiento de una página? ¿Se trata de un castigo ejemplar por parte de quien aspira a controlar Internet? Lamentable y, mucho me temo, que contraproducente también. Le reclaman “9.000 euros, más las costas del juicio, más retirar el post, más publicar una rectificación”. Ahí es nada:

“La causa fundamental de esta demanda, a mi entender, es que el post en cuestión salía como primer resultado en la búsqueda en Google de la palabra ladrones, después de que consiguieran que Google modificase su algoritmo para dificultar los Google bombings y que, como consecuencia, no saliese ya la página de la SGAE como primer resultado. Pues bien, ahora parece que también les han convencido de que dicho post no debe aparecer. Buscando ahora mismo, sólo sale el post que habla sobre la demanda en tercer lugar y la página de la SGAE en cuarto lugar. Al pie de página, Google indica que han retirado dos resultados de la búsqueda en cuestión por un requerimiento legal”.

Ánimos, Julio.

Actualización (27 jun-15.36 h): Veo que el asunto ya ha saltado a los grandes medios y que la contestación de los usuarios es grande y manifiesta.

Autor: mmeida

Soy periodista y escritor, creativo y social media. Mangas Verdes fue mi primer blog. Con él viví en primera persona la 'revolución de los blogs', obtuve seis premios internacionales y, lo más importante, me lo pasé en grande. Ahora transito por mmeida.com. (+ info).

11 comentarios en “La SGAE, a por Julio Alonso”

  1. Imagina lo siguiente:

    (1) Usando un pseudónimo, Ramón publica un comentario ofensivo sobre sí mismo en tu blog.
    (2) A continuación Ramón te demanda por violación de su derecho al honor.
    (3) Un juez que no conoce ni entiende Internet te condena a pagarle 1 millón de pesetas a Ramón, a pesar de que tú te apresuraste a borrar el comentario en cuestión.
    (4) Ramón repite el proceso con el siguiente blog, hasta conseguir acabar con toda la blogosfera.

    ¿Qué te parece? ¿Maquiavélico? ¿Escalofriante? Pues ese es el futuro que nos puede aguardar a los bloggers si Ramoncín/SGAE ganan la demanda que han interpuesto a la página alasbarricadas.org.

    Primero lo intentaron colando el artículo 17bis en la Ley de Impulso de la Sociedad de la Información. Ahora quieren sentar precedentes en los que los administradores de las webs sean responsables de los comentarios de los visitantes.

    Si queremos conservar la libertad de expresión en Internet, el momento de reaccionar es ahora:

    * Usa tu blog para dar a conocer el problema
    * Contribuye a los gastos legales de alasbarricadas.org. Ingresa unos euros en la cuenta de la Asociació per la Comunicació Horitzontal (Caixa de Terrassa: 2074 0069 11 3180125057)
    * Contraataca: recuérdale a todo el mundo que la LPI reconoce el derecho a copia privada, por lo que descargar música y películas de Internet es legal.
    * Apoya a los grupos que hacen música libre, y no compres discos ni acudas a conciertos de grupos de la SGAE.
    * Usa tu imaginación, seguro que se te ocurren muchas más ideas.

    [Texto de la demanda]

    Me gusta

  2. Pingback: otromundoesposible

Los comentarios están cerrados.