La bicimoto eROCKIT sí tiene motor

bicimoto

Quedeme pasmado el otro día al ver en algún Telediario de TVE un invento que amenazaba con arrasar en el mercado del automóvil, la bicimoto eROCKIT, un artilugio entre bicicleta y moto en el que, según la voz en off:

Un generador convierte la energía del pedaleo en energía eléctrica, que va a unas baterías, que se cargan sólo al pedalear. Sin motor, sin depósito, gasto nulo, nula contaminación, esfuerzo mínimo”.


Mi entusiasmo ante tal descubrimiento quedó en casi nada de inmediato al conocer que su producción era aún artesanal, por pedido, y su precio superaba los 20.000 euros. Así que relegué la información casi al olvido.

Pues bien, MalaCiencia publica hoy un artículo en el que pone el punto sobre las íes de tan sorprendente como poco rigurosa información:

Visitando la web oficial del producto, buscando y leyendo detenidamente, descubrimos que la bic-moto sí que tiene un motor. Un motor eléctrico, alimentado por unas baterías que deben recargarse utilizando una toma doméstica de 220 V, dotando al vehículo de una autonomía que oscila entre los 60 y los 80 km. La cosa cambia ¿no? La función principal de los pedales es la de regular la velocidad. En vez de un acelerador convencional en el manillar, se utiliza el régimen de pedaleo para establecer una velocidad. Un sistema electrónico mide dicho régimen, y acelera o decelera el motor. La idea es proporcionar una experiencia similar a la de montar en bicicleta, pero viajando en moto. Pero lo que impulsa la moto es su motor eléctrico”.

No dejen de leer el artículo completo. Eso sí, el invento me sigue pareciendo de lo más atractivo.

Autor: mmeida

Soy periodista y escritor, creativo y social media. Mangas Verdes fue mi primer blog. Con él viví en primera persona la 'revolución de los blogs', obtuve seis premios internacionales y, lo más importante, me lo pasé en grande. Ahora transito por mmeida.com. (+ info).

6 comentarios en “La bicimoto eROCKIT sí tiene motor”

  1. Se trata de una moto eléctrica. No hay tal invento, pero como el inventor es alemán –y para los de TVE, que siguen creyendo en la superioridad de la raza aria, todo lo que viene de Alemania es maravilloso- lo describieron como la panacea universal. Nada más lejos de la realidad. En definitiva, dicha información sólo refleja dos cosas; una es que las informaciones que difunden las televisiones sobre temas energéticos son casi siempre falsas –están más encaminadas a seguir manteniendo la moratoria nuclear y las comisiones del petróleo que los poderosos se cobran como consecuencia de la escasez energética que causa dicha moratoria; y la segunda es que, en contra de lo difunden medios como Antena 3, en Internet la información se puede contrastar de inmediato y, por lo tanto, es casi siempre más fiable que la que aparece en TV. En conclusión, no creáis las informaciones televisivas sobre temas energéticos –ni muchos otros temas- recurriendo inmediatamente a Internet para contrarrestar la bobada de turno. Por último, en España, este invento –fabricado en serie y a un precio parecido al de una Scooter más su consumo en gasolina- sólo sirve para aquellos que viven en viviendas unifamiliares, ya que el invento pesa nada más y nada menos que 110 kg, por lo que no lo vas a subir a casa para recargarlo. La otra opción es tirar un cable por la ventana para recargar, lo cual añadiría unos bonitos cables anti-humedad cayendo desde la ventana del piso en el que vivas hasta la calle, que junto a la ropa tendida y otros elementos “decorativos” al paisaje urbanístico español, añadiría un toque “tercermundista” más a nuestras ciudades.

    Me gusta

  2. Una cosa más. Todos estos temas sobre vehículos eléctricos se pueden enfocar, desde un punto de vista informativo, haciendo un balance de pros y contras de cada idea o invento, sin centrarse en ninguno en particular, a no ser que la información sea más bien publicidad sobre ese invento particular que información periodística. En este último caso y cuando el medio es público, como sucede con TVE, uno se tiene que plantear quién ha cobrado esa información, ¿el medio en el que trabaja, TVE, o el director del programa en el que ha aparecido la información? En el primer caso estaríamos ante una fechoría y un caso claro de corrupción profesional en el que los beneficiarios seríamos los dueños del medio que, en el caso de TVE, somos todos los españoles. En el segundo caso estaríamos ante un doble delito; uno de corrupción profesional –un periodista no puede difundir publicidad como si se tratase de información-; y el otro sería un sencillo chiringuito económico montado a consta de los impuestos y para beneficio particular del personaje que se haya cobrado la comisión. Si se tratase de información mal planteada –tanto que parece publicidad- estaríamos ante un caso de fragante incompetencia. Los contribuyentes no tenemos por qué sufragar a incompetentes y en este caso también tendrían que poner al director de este telediario de patas en la calle.

    Me gusta

  3. valla chasco………………menuda decepcion con la motobici,y encima mas de 20000 €.por ese precio me compro un carro con caballo ,estamos en lo mismo-.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.