Jugando con el concepto de inmortalidad aplicado a una bolsa de plástico, Ramin Bahrani ha realizado este delicado corto que pone en evidencia los peligros que para el medio ambiente aportan estos útiles, pero muy poco ecológicos objetos que llenan nuestra vida cotidiana. El vídeo está narrado en primera persona, dotando a la bolsa de personalidad y de un lirismo decadente, como si fuera el personaje de una historia cuyo argumento se centra en la búsqueda de su creador.

A través del corto, la bolsa recorre espacios urbanos y naturales, ‘enfrentándose’ a monstruos alados y marinos que, en realidad, suelen ser sus víctimas al quedar atrapados por ellas o ingiriéndolos para morir. Pero, además, sus efectos sobre el medio ambiente son aterradores:

En promedio, cada habitante utiliza anualmente 238 de estas bolsas, que tardan 400 años en descomponerse y de las que apenas se recicla un diez por ciento. De hecho, la utilización de las bolsas de plástico genera cada año 100.000 toneladas de residuos y 440.000 toneladas de dióxido de carbono que contaminan el planeta”.

Así que, por muy útiles que te parezcan, ya es hora de comenzar a usar soluciones alternativas para tus necesidades de transporte.

Vía: Miss Cellania