isla

El planeta cuenta con una isla menos desde que el pasado mes de marzo los científicos constataron que un disputado pedazo de tierra, denominado New Moore por los indios y South Talpatti por los bengalíes, ha quedado sepultado definitivamente bajo las aguas apenas 40 años después de su ‘nacimiento’.

La isla, objeto de disputas entre India y Bangladesh desde que emergió en el golfo de Bengala en 1970, ha ido a parar finalmente a manos del océano, en una sutil metáfora del poder de la naturaleza frente a la ambición y la soberbia humanas, en lo que algunos científicos no dudan en ver otro efecto del cambio climático. De hecho son ya varias las islas que han desaparecido en los últimos años y otras las que se encuentran medio sumergidas en una zona que registra un aumento del nivel del mar de 5 milímetros por año en la última década.

New Moore o South Talpatti

New Moore o South Talpatti tenía una planta casi cuadrada, con 3 kilómetros de ancho por 3,5 de largo, y estaba ubicada en la reserva natural de Sunderbans, a unos 2 kilómetros de la desembocadura del río Hariabhanga. En la década de los setenta, su extensión apenas era de unos 2.500 metros cuadrados, pero su progresiva expansión la situaba con unos 10.000 metros cuadrados en el momento de su desaparación.

Si acaso volviese a emerger, creo que habría consenso en determinar que no debería llamarse ni New Moore ni South Talpatti, sino más bien Isla de la Paz, como conciencia del sentido común que debería centrar la acción humana y testimonio de que, en este planeta, la última voluntad sobre el territorio lo tendrá siempre la naturaleza.