Éste es un post que bien podría haber tenido cabida en Perlas, pero dado que tiene un interesante fondo didáctico, he preferido compartirlo por aquí. Se trata de un vídeo muy divertido en el que se describe el singular estado evolutivo del axolote, un anfibio que es capaz de permanecer en estado larvario o semilarvario incluso en su madurez:

Curiosamente, el ajolote ha desarrollado la capacidad de madurar sexualmente y reproducirse conservando el estado larvario o la mayoría de sus aspectos. Existe el estado maduro: algunos individuos alcanzan la madurez, pero de manera irregular, por lo que, en libertad, es corriente la morfología del ajolote larvario o semi-larvario, de color más claro”.

es.wikipedia.org


axolote

Pero las curiosidades del axolote no acaban aquí. Por ejemplo, es posible inducirle la metamorfosis inyectándole y haciéndole beber (diluyendo en el agua del acuario) hormonas de salamandra o directamente cambiando de forma radical las condiciones del acuario. Métodos ambos poco recomendados, especialmente el segundo, debido al alto índice de mortalidad que presenta. El resultado: algunas de las especies de salamandra a las que pertenece. De eso precisamente habla el vídeo, de la metamorfosis inducida y de la supuesta tristeza que siente el animalillo por su nuevo estado tras la supuesta también alegría inicial.

Tampoco extraña que la mitología y la ciencia se hayan fijado en estos simpáticos animalitos, muy populares también como mascotas. En el campo científico, por ejemplo, destaca su capacidad para la regeneración:

Un trasplante de un miembro (patas, etc) de un ajolote a otro es aceptado normalmente y dicho miembro se vuelve completamente funcional, en el mamífero sin embargo tarde o temprano el rechazo ocurre porque el cuerpo no reconoce el trasplante como un cuerpo compatible. Si se le ha amputado parte de algún miembro, brazo o pierna, tiene la capacidad de regenerarse solo”.

axolote

Se encuentra en grave peligro de extinción, debido a la labor predadora de especies introducidas por el hombre en su hábitat natural (lagos en Ciudad de México y algunos canales y ríos de cuevas), de tal modo que dos especies han sido incluidas en la lista roja de la IUCN con la etiqueta de ‘Críticamente Amenazado’, y estarás conmigo en que sería una verdadera pena perder para siempre esta cara tan bonita, esta increíble excepción de la naturaleza.

Vía: Miss Cellania