guitarra barca

No se pierdan la recopilación de 25 guitarras diferentes y espectaculares, en su gran mayoría, que han publicado en Now That’s Nifty. Todo un mundo de técnica e imaginación al servicio de uno de los instrumentos más populares en las músicas de todo el planeta. Me quedaría, desde luego, con todas, pero les dejo por aquí estos dos ejemplares: la guitarra-patera que abre el post y esta joya digna del mejor relato mitológico que viene a continuación:

guitarra mitológica

Eso sí, en esta línea no puede olvidarme de las creaciones de un insigne paisano, Blas Sánchez, que a principios de los setenta del pasado siglo sorprendía a propios y extraños con la guitarrarpa, otra recreación de la guitarra que podríamos definir como sorprendente y singular:

guitarrarpa

Esta actividad incesante y continuada no fue obstáculo para que siguiera con su vida concertística y cultural, así en París, conoció a personas tan relevantes como Cortázar, Alejo Carpentier, Alberti, y, sobre todo, Pablo Neruda, con quien dio varios recitales, acompañándolo en la lectura de sus poemas. Es a este escritor y poeta a quien dedica su “Salmos a Neruda”, cuando materializa lo que va a ser otra de sus aventuras personales, nunca desligada de la música, y que es la construcción de un nuevo instrumento que llamó Guitarrarpa, que consta de trece cuerdas, y una afinación propia con la que va en busca de otras sonoridades y otras tímbricas.

La primera de estas guitarrarpas se la hizo un gitano llamado Kiko Doher, con los restos de madera de un viejo violoncello, y que fue un experimento que luego se va perfeccionando con las de Castelluccia y Pappalardo, hasta llegar a la actual de Manuel Contreras”.

También puedes ver otras galerías de guitarras ‘extrañas’ en Cuando calienta el blog