memori@

Hace unos días memori@ me planteba una entrevista acerca de la ‘ley Sinde’, en particular, y del debate sobre derechos de autor y propiedad intelectual, en general. Anoche publicaba el resultado de la misma, del que te adelanto la respuesta a la pregunta sobre mi opinión en torno a esa Disposición Final Segunda derrotada en el Parlamento:

La oposición a la Disposición Final Segunda de la Ley de Economía Sostenible o ‘ley Sinde’, como es conocida popularmente, viene dada en primer lugar porque se trata de una ley que sólo defiende los intereses mercantiles y particulares de la industria de la cultura y las gestoras de derechos de autor en contra del interés general. Una ley que intenta eludir la tutela judicial efectiva y sustituirla por un órgano civil dominado por esos agentes a los que se pretende beneficiar y que atenta gravemente contra derechos fundamentales y garantías constitucionales. Dice que es una ley para proteger al creador, pero no hay ni un sólo precepto en ella que vaya en esa dirección. Sólo se protege las cuentas de resultados de los intermediarios del mundo de la cultura”.

Puedes leer la entrevista completa en Memoria de una Desmemoriada