No es que sea nada extraordinario, pero al menos a un servidor aún le sigue atrayendo este proceso de vampirismo cotidiano al que nos someten esos diminutos seres a los que llamamos mosquitos. Si además observamos su ritual alimentario en modo macro, pues aún más. Una jeringuilla natural.

Vía: Neatorama