corrupción

Nos han dicho de todo: piratas, ladrones, delincuentes… Sólo por compartir cultura sin ánimo de lucro. Por adelantar honesta y creativamente un mundo nuevo. Nos han demandado por todo: por comentar, por publicar, por denunciar… Al final, el tiempo pone a cada uno en su sitio:

La Guardia Civil está registrando desde aproximadamente las 11.00 de la mañana la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), y a lo largo del día de hoy está previsto que el presidente del Consejo de Dirección de esta entidad, Eduardo Teddy Bautista, que está en el interior del edificio, pase a disposición judicial por un delito de apropiación indebida en relación con una causa que investiga la Fiscalía Anticorrupción y la Audiencia Nacional, según han confirmado altos cargos del Ministerio del Interior. Hay cuatro imputados; el principal es un alto directivo de la SGAE. También hay 17 órdenes de registro en domicilios particulares de los imputados y en algunas de las empresas de la Sociedad Digital de Autores (SDAE), perteneciente a la SGAE. La investigación la dirige el juez Pablo Ruz, titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. El vicepresidente y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tras el Consejo de Ministros, solo ha dicho que “es un procedimiento judicial y hay que esperar a que acabe”, por lo que “acata y respeta” lo que diga el juez. A las siete de la tarde continuaban los registros de los agentes en la sede de la SGAE”.

Detenido Teddy Bautista y otras nueve personas en la operación contra la SGAE‘, elpais.com

No siento especial alegría. Creo que no se debe prejuzgar hasta que la Justicia dictamine. No condeno a nadie. En democracia se es inocente hasta que se demuestra lo contrario. Pero hasta ahora ése era un derecho que a los ciudadanos se nos había negado. Pase lo que pase, hay un antes y un después de este 1 de julio en el debate sobre los derechos de autor.

Pase lo que pase, Gobierno y políticos deben dar explicaciones de sus relaciones con la SGAE y sucedáneos. González-Sinde debe dimitir con carácter de urgencia. La ‘Ley Sinde’ debe ser revocada de inmediato. La doctrina judicial que estima que compartir cultura sin ánimo no es delito debe ser repuesta.

No, los piratas no éramos nosotros. No el fan, no el usuario, no el internauta, no la ciudadanía.