chapuzón Photoshop

Una de las series que más me gustan de Mangas Verdes es la dedicada a las chapuzas con Photoshop, así que me he puesto a buscar y me he encontrado no con una chapuza, sino con un ‘chapuzón’.

Pobre niña, totalmente decepcionada con la piscina que pidió a sus padres. Entusiasmada que estaba ella con la posibilidad de reunir a sus amigos y saltar por el tobogán… y su gozo en un pozo. Compara la imagen de la caja donde viene embalada (izquierda) y la foto de la niña con la piscina real. ¿Tiene algo que ver una con la otra?

La cruda realidad es que este modelo de piscina de Banzai sólo tiene capacidad para una criatura y con una altura de apenas 10 centímetros de agua, por lo que es fácil adivinar que es imposible que pueda jugar más de un niño en ella. Para mayor inri, leyendo las distintas críticas de los padres que cayeron en la trampa, también denuncian que es de un material poco resistente y que no dura más allá de un verano.

Éste es uno de los ejemplos más flagrantes de estafillas ‘a lo photoshop’. Eso sí, los directivos de Banzai siempre pueden salirnos con que la niña es una gigante mutante y no que la piscina sea realmente más pequeña que la del anuncio. Todo es posible.

Vía: Gizmodo