O un baile que se juega. Aún no me queda claro. El caso es que Javier me envía este simpático vídeo en el que se nos muestra esta nueva modalidad competitiva (supongo) mezcla de fútbol, voleibol, acrobacias y capoeira, en un espectáculo que ni el de los Harlem Globerotters.

Javier es practicante de este deporte desde hace 5 años y, por lo que se ve, aún le quedan fuerzas como para promocionarlo por la Red.

chilena a lo bossaball

Él mismo nos explica algunos de sus fundamentos (que los tiene):

Se juega sobre una pista hinchable que cuenta con una cama elástica a cada lado, ubicada principalmente por las playas”.

Pero es que voy a la Wikipedia y me entero de que esta modalidad deportiva no olímpica, por el momento, ¡se inventó en España!, y no en Brasil como todo me hacía suponer. En España, sí, pero por un belga, Filip Eyckmans, con lo que la internacionalidad de la propuesta y el apoyo de la UE quedan prácticamente asegurados.

Se inventó en 2004 y se juega desde 2005. La Wikipedia añade más:

En el bossaball se enfrentan dos equipos separados por una red. Se puede jugar en equipos de tres, cuatro o cinco jugadores. El objetivo es pasar la pelota por encima de la red y conseguir que la pelota toque el campo contrario. Cada equipo puede tocar el balón hasta un máximo de ocho veces dentro de su propio campo, preparando su propio ataque antes de devolverlo al otro lado de la red. El balón puede tocar cualquier parte del cuerpo pero sólo una vez con la mano o dos veces consecutivas con el pie o la cabeza.

fundamentos

El campo está formado por colchones inflables, y en las proximidades de la red se sitúan dos camas elásticas. El jugador situado en la cama elástica salta hacia la posición idónea para lograr un smash espectacular.

Cuando el balón toca el campo del adversario se anota un punto; tres puntos si el balón toca la cama elástica del rival. Si el balón impacta en la bossawall, la zona roja alrededor de las camas elásticas, no se anota y el juego continúa”.

Pues muchas gracias, Javier, por la aportación. Y que gane el mejor… o que siga la fiesta. La verdad es que sigo haciéndome un lío. Ya me contarás 😉