Nada menos que 3.000 chapas de botella de la marca de cerveza Newcastle Brown Ale (Heineken Internacional) dan vida a este cartel publicitario, vredaderamente artesanal, que sólo es visible de noche, cuando un reflector proyecta la sombra de las tapas metálicas sobre el ‘lienzo’, dibujando la imagen de un hombre con la mano tendida hacia su copa.

El efecto es impactante, y desde luego garantiza la sorpresa y atención del usuario, como bien puede comprobarse en este vídeo que refleja las fases de montaje y exposición del proyecto.

El cartel, de unos 40 metros cuadrados y obra de los diseñadores neoyorquinos Ellis Gallagher y Pablo Power para la agencia Vitro, está instalado estos días en una calle del distrito de Gaslamp de San Diego (California), donde permanecerá hasta el 31 de septiembre.

Tan sencillo como efectivo. Eso sí, reservado sólo a noctámbulos 😉

Vía: Adweek